<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Anthony, el rey de los 400 que quiso ser criminalista

  • Zambrano, centro, luce el oro panamericano. FOTO reuters
    Zambrano, centro, luce el oro panamericano. FOTO reuters
Publicado el 09 de agosto de 2019

A Anthony Zambrano se le metió desde niño que quería ser criminalista.

Claro que eso fue antes de que la pista le mostrara que sobre esta tenía un futuro, aunque para él solo un divertimento.

Nació en Riohacha y desde niño se acostumbró a no dejarse reprimir por las circunstancias y mirar siempre hacia adelante. De su papá nunca supo y a su mamá, Miladis, le prometió, un día, ser ganador una vez supo, por cuenta del entrenador Juan Carlos Cervantes que servía para correr.

“Él me preparó, me recibió cuando estaba muy joven. Yo no sabía ni correr y míreme lo que soy hoy”, comentó Anthony en una entrevista para Coldeportes en 2015, tiempo antes de ser subcampeón mundial sub-20 en 400 y después de demostrar en Juegos Supérate, que allí, en la cantera de talentos, había un atleta dispuesto a comerse el mundo.

No había pasado un año ando el portentoso guajiro de 1,78 metros alcanzó el cupo a Olímpicos de Río-2016, en el equipo nacional de 4x400.

Fue el cumplimiento a la promesa que le hizo a su mamá al pedirle su apoyo irrestricto una vez decidió que el atletismo era el eje de su vida. “Le dije: mamá, si me apoyas, te prometo ir a Olímpicos y ganar muchos títulos”.

Hace 27 días, cuando estaba por cumplir otro objetivo, prefirió hacer valer su dignidad por encima del resultado. Anthony iba a participar en los 400 metros de la Liga Diamante en Mónaco. Pero una mala señalización de los jueces desencadenó en una salida en falso y pararon la carrera cuando Zambrano ya había recorrido, a tope, 200 metros.

Decidió no tomar la partida de nuevo “por dignidad”. La organización lo invitó, para resarcirse, a la próxima parada. El hoy flamante campeón panamericano en 400 no lloró a pesar de lo histórico del triunfo. Sonrió, se colgó la bandera y en un gesto lleno de confianza escuchó el Himno. Quizás sabiendo que toda la forma en que asumió su carrera merecía este reconocimiento. “No me gusta ser mediocre, el segundo y tercero son perdedores. Cada vez que estoy en la pista canto y pienso en mi familia”, dijo alguna vez en entrevista a Señal Colombia.

Contexto de la Noticia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS