<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
"Estamos dispuestos a conversar con Álvaro Uribe": alias "Iván Márquez"
  • "Estamos dispuestos a conversar con Álvaro Uribe": alias "Iván Márquez" |
    "Estamos dispuestos a conversar con Álvaro Uribe": alias "Iván Márquez" |
Colprensa | Publicado el 04 de julio de 2013

El jefe negociador de las Farc en los diálogos de La Habana, Luciano Marín Arango, alias "Iván Márquez", aseguró que esa guerrilla está dispuesta a hablar con el expresidente Álvaro Uribe y con los opositores al proceso de paz en Colombia para alcanzar la reconciliación del país.

"Para ser enemigo de la paz se necesita ser un loco, a no ser que Uribe sea un loco, que no creemos que esa sea su situación, creemos firmemente que hablando y exponiendo recíprocamente las visiones podemos entendernos y contribuir a la construcción de la esperanza que motiva hoy a todos, que es alcanzar la paz y la reconciliación", afirmó Márquez en declaraciones a la cadena RCN La Radio.

El expresidente Uribe ha manifestado en reiteradas ocasiones su oposición a los diálogos de paz que desde el pasado mes de noviembre llevan a cabo en La Habana el Gobierno y las Farc.

A su juicio, el presidente Juan Manuel Santos y el equipo negociador del Gobierno están dando grandes concesiones a la guerrilla y cuando se anunció el inicio de las negociaciones advirtió de que "es un error pensar que el único camino para la paz es el diálogo con el terrorismo".

En la entrevista, Márquez también mencionó el comunicado que las Farc suscribieron el pasado 1 de julio con el Eln, la segunda guerrilla del país, en el que instaron a sus respectivas grupos a trabajar por la paz.

"Es necesario lanzarle al país este mensaje de que las dos fuerzas insurgentes transitan hacia un propósito que es el anhelo de la mayoría de los colombianos, la paz", aseveró.

Los diálogos entre Gobierno y las Farc se reanudaron en La Habana el pasado lunes para abordar el tema referente a la participación política de la guerrilla, el segundo punto de la agenda suscrito por las partes, tras alcanzar un primer acuerdo sobre la distribución agraria.