<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Gobierno y Farc instalarán la mesa de diálogos en Oslo este miércoles
  • Gobierno y Farc instalarán la mesa de diálogos en Oslo este miércoles | Este miércoles se cumplirá en Oslo la instalación de los diálogos de paz.
    Gobierno y Farc instalarán la mesa de diálogos en Oslo este miércoles | Este miércoles se cumplirá en Oslo la instalación de los diálogos de paz.
Colprensa | Publicado el 14 de octubre de 2012

Los negociadores de paz del Gobierno Nacional y de la guerrilla de las Farc aplazaron un día su llegada a Oslo, por razones climáticas, logísticas y jurídicas, pero comenzarán definitivamente sus contactos este miércoles 17 de octubre.

El mal tiempo que se registró en los últimos tres días en Colombia retrasó la salida de los negociadores oficiales encabezados por el exvicepresidente Humberto de la Calle Lombana, por lo que solo partirán este lunes y deberán arribar a Oslo en horas del día del martes.

Igualmente, los periodistas que aguardaban a las delegaciones en el aeropuerto internacional de Oslo se enteraron de que surgieron problemas en Cuba, relacionados con las órdenes de captura de algunos miembros de las Farc, que fueron levantadas en su momento para facilitar su desplazamiento a Europa.

Los guerrilleros partirán este lunes desde La Habana a Oslo y, tras una escala en Paris, llegarán este martes a la capital de Noruega.

Fuentes del Gobierno confirmaron que, pese a estos inconvenientes, las partes acudirán a la instalación de la mesa de diálogo este miércoles 17 de octubre en Oslo.

Se habían considerado contactos entre las partes los días lunes y martes, pero ese margen se reduce. Está previsto que al mediodía del miércoles, hora de Oslo, sea leído un comunicado en inglés por un vocero de la cancillería noruega, y en español por un representante de Cuba. Luego habrá ruedas de prensa de las Farc y el Gobierno, por separado.

La expectativa gira en torno a los toques finales de la agenda y el modus operandi de la negociación, que comenzaría formalmente en la segunda semana de noviembre en Cuba.

La agenda, pactada tras 66 días de reuniones ininterrumpidas en Cuba, determina que se centrará en cinco puntos: política de desarrollo agrario integral, participación política, fin del conflicto, narcotráfico y restitución y derechos de las víctimas.

Aproximaciones con el Eln
El director de la Fundación Nuevo Arco Iris, León Valencia, que fue combatiente de la guerrilla, dijo tener conocimiento pleno de que el gobierno de Santos y el Ejército de Liberación Nacional (Eln) tienen "cocinado" un acuerdo para establecer negociaciones de paz.

Incluso, un delegado del Eln estaría presente en Oslo y en La Habana para seguir el curso de las conversaciones entre el Gobierno y las Farc.

"Hay interés de las dos partes; eso es evidente", dijo Valencia, al señalar que un guerrillero del Eln preso en una cárcel de Antioquia, conocido con el alias de "Cuéllar", y que participó en conversaciones de paz en Cuba en 2007 con el gobierno de Uribe, habría servido de contacto para la aproximación.

Lo que no está claro es si el Eln se vincularía al proceso simultáneamente con las Farc o establecería una mesa paralela de negociaciones.

Valencia participará este lunes en una cumbre de Organizaciones no Gubernamentales y expertos en diálogos, que promueve en Oslo el Instituto de Paz de Noruega.

Estaba invitada la exsenadora Piedad Córdoba, que a última hora declinó estar en el encuentro, y redactará un documento para ser entregado a las dos partes el próximo miércoles.

Noruega, país neutral en la Segunda Guerra Mundial, es referente de apoyo a procesos de paz en el mundo. Actualmente, es garante de diálogos de paz en El Congo, Filipinas, Colombia y otros cinco países.

Expectativas
Algunos analistas, como el propio Valencia, creen que la paz de Colombia se concretaría en La Habana, en un término de 8 a 10 meses, si las partes tienen realmente voluntad de llegar a un acuerdo.

Periodistas que cubrieron procesos de paz con la guerrilla en Caracas, Tlaxcala y el Caguán, en 1991, 1992 y 1998, consideran que una ventaja en esta oportunidad puede ser el hecho de que el punto de partida no sea el cese del fuego, que implica verificación, áreas de localización y limitaciones al accionar de la Fuerza Pública.

También es característico en este tipo de negociaciones el estilo de dilación de la insurgencia, que en esta oportunidad parece no ser la excepción.

Fuentes del Gobierno expresaron malestar porque aun antes de instalarse la mesa en Oslo, algunos voceros de las Farc hablaron de "un mes de margen" en la iniciación de los diálogos, para ajustar algunos temas de negociación.

En principio, si no hay traumatismos, las conversaciones de La Habana empezarían el 9 o 10 de noviembre, según personas allegadas al gobierno Santos.

Pero todo depende de la postura de las Farc. La iniciación de la campaña electoral en Colombia, a mediados de año, podría ser un factor de presión para los negociadores, particularmente los del Gobierno.

En su mensaje del miércoles, las Farc insistirán en que se presentan a la mesa de negociación fortalecidas, no derrotadas, y con verdadera voluntad de paz. Jacobo Arenas, uno de los jefes históricos de esa guerrilla, afirmaba siempre que "dialogar no es un síntoma de debilidad".

Otros analistas hablan del riesgo de dialogar en medio del conflicto, pero el Gobierno y las Fuerzas Armadas tienen claro que continuarán la ofensiva contrainsurgente, no obstante el proceso que está en curso.

La promoción de un paro armado y ataques aislados como los registrados el fin de semana en Cauca y Norte de Santander indican que el orden público seguirá sufriendo alteraciones.

El Presidente Santos no ocultó su optimismo sobre la posibilidad de la paz, la gran noticia que han esperado los colombianos durante más de medio siglo.