<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Jardinería comestible: hágalo en casa
Ana María Chica Agudelo | Publicado el 29 de diciembre de 2009
No tener finca o tierras ya no lo limita para sembrar y cultivar sus propias hortalizas o aromáticas.

En casa, en su propio balcón, antejardín o hasta en un matero en la cocina usted puede obtener lo que normalmente compra en el supermercado.

Además de económica, la actividad resulta saludable y ecológica dado que el control de plagas también es posible hacerlo con insecticidas naturales.

La alimentación sana, según el experto en agroecología Santiago Correa, es mucho más que el consumo de vegetales. "Estos además deben ser vegetales limpios y muchos productos de los que se consiguen en el mercado fueron producidos con químicos".

Con modelos de producción vertical el poco espacio no es excusa. Solo basta con hacerle orificios y llenar de tierra un tubo de PVC de 12 o 14 pulgadas.

Las opciones, son para todos los bolsillos, se pueden sembrar en materas de barro de Ráquira o incluso en una canasta de madera en las que almacenan las frutas.

Esta última se recubre con hojas de plátano o una bolsa plástica con orificios y se le agrega la tierra. "Ahí tienes una superficie para cultivar que no cuesta nada".

¿Pero qué puede dar en una matera? Seguramente se lo está preguntando. El experto dice que desde tomate hasta rábano, lechuga, cebolla junca, cebollina, cilantro, perejil, así como toda clase de aromáticas.

Para la siembra debe tener presente que hay plantas que se relacionan mejor, mientras que algunas pueden anular o inhibir el crecimiento de otras.

Al tomate "le va muy bien que se le siembre cerca una albahaca", mientras que a la lechuga le favorece la compañía de la espinaca.

Al igual que las aromáticas las flores desempeñan un papel importante desde el punto de vista de la proyección biológica, ya que ayudan a proteger las plantas de las posibles plagas.

Unas flores de caléndula, la menta y el tomillo complementan por ejemplo, la lechuga.

"Por eso las huertas agroecológicas están llenas de flores", comentó.

Paisajismo comestible
La combinación con las flores es, además, explicó Catalina Velilla del parque residencial ecológico La Aldea, una tendencia mundial que responde al nombre de paisajismo comestible y que involucra lo ornamental con lo comestible.

"Al planear su jardín la gente puede concebir las flores y arbustos para la decoración y a su vez incluir plantas comestibles" agregó.

Para ayudarse con las plagas, Correa recomienda dos métodos de fácil manejo.

Con ají picante y ajo colados en agua, se obtiene un insecticida eficaz y agroecológico contra el pulgón.

El jabón azul es otra opción. "Se disuelve un octavo de la pasta en un litro de agua o se ralla hasta que quede liquido y pueda pasar por el aspersor".

Ambos que se usan con atomizador, "sirven básicamente para todas las plantas", aplicándolos tres veces con un intervalo de un día por medio.

"Con creatividad cada persona puede desarrollar su metodología de acuerdo con su hogar, pero incluso con unas cuantas materas se puede sacar buena producción" afirmó Correa.

La agricultura es de observación y cualquiera puede hacerlo incluso en la misma ciudad, "hay que perder el temor y ver lo fácil que es" concluyó.

Por eso, es bueno intentar cultivar productos limpios.