<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
“Ni una muerte más, ni una mujer menos”
  • "Ni una muerte más, ni una mujer menos" | Convocadas por la Ruta Pacífica y Vamos Mujer, las mujeres rechazaron la violencia en su contra en Antioquia. FOTO CORTESÍA
    "Ni una muerte más, ni una mujer menos" | Convocadas por la Ruta Pacífica y Vamos Mujer, las mujeres rechazaron la violencia en su contra en Antioquia. FOTO CORTESÍA
Por RODRIGO MARTÍNEZ ARANGO | Publicado el 27 de agosto de 2013

Con un encuentro en el Parque Berrío, organizaciones de mujeres encabezadas por la Ruta Pacífica protestaron por la impunidad en los casos de feminicidios en Antioquia.

Denunciaron que 157 mujeres han sido asesinadas en el departamento en lo que va de 2013.

Uno de los casos que generó más rechazo fue la decisión de un juez de Quibdó de dejar en libertad, por falta de pruebas, al novio de Nataly Palacios Córdoba, trabajadora social de la Universidad de Antioquia, que ocurrió el pasado 17 de agosto en el barrio Loreto, en Medellín. El presunto homicida se había entregado en la capital chocoana.

Las mujeres participantes en la protesta indicaron que le hicieron un llamado a sus compañeras del Ruta Pacífica del Chocó para que se manifiesten en contra de la decisión judicial.

Jaqueline Patiño, madre de María Caterine Ochoa, asesinada y descuartizada el 4 de marzo de 2009, junto con otra mujer, dijo que el caso lleva más de cuatro años de impunidad y que el sindicado fue dejado en libertad por la Fiscalía, que no encontró pruebas, aunque Medicina Legal determinó que el semen analizado correspondía al señalado como agresor.

Alejandra Restrepo, profesora de Trabajo Social de la Universidad de Antioquia y socia de la corporación Vamos Mujer, afirmó que desde el año pasado a esta fecha han sido asesinadas tres mujeres, entre estudiantes y egresadas de la Universidad de Antioquia.

Agregó que Nataly Palacios había sido marcada por la violencia porque la mamá fue asesinada y el caso quedó en completa impunidad.

El acto se cerró con el encendido de un velón rojo, como símbolo de la esperanza y de manifestación de acompañamiento y afecto a las familias que han perdido a sus mujeres.