<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Purga en Gendarmería argentina, en el ojo de tormenta por supuesto espionaje
Efe | Publicado el 19 de febrero de 2012

El Ministerio de Seguridad de Argentina ordenó un recambio en la cúpula de la Gendarmería (policía de frontera), en momentos en que esta fuerza de seguridad quedó en el ojo de la tormenta por supuestas tareas de espionaje para reprimir protestas sociales.

En un comunicado conocido este domingo, el Ministerio advirtió que el "recambio corresponde al ciclo normal de ascensos y pases a retiro" y aseguró que no está relacionado con el escándalo que se desató tras la difusión del denominado "Proyecto X".

La existencia del Proyecto X, llevado a cabo por la Gendarmería para supuestamente recabar información sobre dirigentes sociales, fue revelada esta semana por la cadena de televisión TN, aunque había sido denunciada ante la Justicia en noviembre por Myriam Bregman, abogada y dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

El recambio en la Gendarmería supuso el pase a retiro de 19 comandantes pero no el del jefe de la fuerza, Héctor Schenone, que fue ratificado en el cargo.

Junto con estas modificaciones, la cartera de Seguridad también promovió cambios entre los oficiales de la Prefectura Naval (guardacostas) y la Policía Federal.

El Gobierno argentino negó hace unos días la práctica de tareas de espionaje para reprimir protestas sociales y ordenó realizar una auditoría sobre el denominado Proyecto X.

"No admitimos espionaje y si llegara a haber seremos inflexibles", aseguró la ministra de Seguridad, Nilda Garré, cuya comparecencia ante el Parlamento fue solicitada este jueves por diputados de la oposición.

Garré aseguró que el Gobierno de Cristina Fernández sostiene "una clara posición respecto a la no criminalización de la protesta social y límites a la acción policial".

"Antes de aventurar conjeturas, ordené una auditoría del 'Proyecto X', que es en realidad un software, para evaluar qué contiene", añadió.

Algunos militantes del PTS, a su vez representantes sindicales, dicen haber sido blanco de las supuestas prácticas de espionaje de la Gendarmería.

Según un documento presentado por TN, Héctor Schenone reconoció la existencia del Proyecto X en un escrito presentado ante el juez Norberto Oyarbide, quien investiga los hechos denunciados.

La ley de Inteligencia Nacional de Argentina establece que ningún organismo oficial de espionaje puede obtener datos de personas por el solo hecho de que éstas adhieran o pertenezcan a organizaciones partidarias, sociales o sindicales.

La denuncia coincide con protestas realizadas en los últimos días contra la nueva ley antiterrorista, aprobada en diciembre y que, según sus críticos, deja abierta la posibilidad de que las huelgas y las protestas sociales puedan ser calificadas como actos de sabotaje con fines políticos y por tanto como actos terroristas.

En las últimas semanas ha habido un aumento de las protestas sociales en Argentina, tanto por las movilizaciones sindicales como por las manifestaciones contra la minería a cielo abierto en el norte del país.