<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
HISTÓRICO
Serafino, el biblioburro que parla italiano
  • Serafino, el biblioburro que parla italiano | Cortesía | Desde que Lucía escuchó la historia de Luis Soriano pensó en replicar la idea. El profesor se sorprendió: "A ellas, que gracias por abrir ventanas, llevar ilusiones y esperanzas, así sea montadas en burro, por mostrarles las biblioteca a las personas de vista gorda que las están viendo, pero que no la visitan".
    Serafino, el biblioburro que parla italiano | Cortesía | Desde que Lucía escuchó la historia de Luis Soriano pensó en replicar la idea. El profesor se sorprendió: "A ellas, que gracias por abrir ventanas, llevar ilusiones y esperanzas, así sea montadas en burro, por mostrarles las biblioteca a las personas de vista gorda que las están viendo, pero que no la visitan".
Mónica Quintero Restrepo | Publicado el 26 de abril de 2011

Mientras Luis Soriano camina con su biblioburro por las veredas, calles y carreteras del Magdalena, Lucía Pignatelli hace lo mismo, o parecido, con Serafino. Sólo que a muchísimos kilómetros del profesor colombiano: ella está en Italia.

Cuando esta apasionada bibliotecóloga escuchó la historia del burro que lleva libros a niños y a grandes que no tienen acceso a la literatura, se emocionó tanto que se le ocurrió hacer lo mismo allá en su país.

Y no es que en Italia falten libros, bibliotecas, no haya dinero para acceder a un texto o los posibles lectores estén muy lejos. No. "En este caso sabemos que en estos países ricos la falta de bibliotecas, educación y escolarización no es un problema, y no lo hacemos porque hagan falta, sino porque esos lugares están vacíos. Los niños no van, no ven la necesidad, ni han descubierto la pasión por el saber de la lectura", explica Diana Baena, una colombiana que se unió al proyecto.

Incluso la propuesta va más allá. Lucía creó la Asociación Asino si nasce, léase en español, Burro se nace. El programa con Serafino se llama Biblioasino.

La idea que tienen es incentivar la lectura y emocionar a las personas, especialmente a los niños, con los libros. Que las bibliotecas dejen de ser recursos perdidos y si la gente no las visita, que lleguen a donde ellos están.

La intención es que la historia del profesor Soriano les ayude a motivarse y a encontrarse con la lectura, "a sentirse tan afortunados con ella, que está tan cerca. Sólo basta cruzar la calle y pasar las puertas de la biblioteca para entrar en su mágico mundo, sabiendo que otros niños, a diferencia de ellos, no pueden hacerlo", cuenta Diana.

Con el libro a todas partes
Con el burro Serafino han llegado a diferentes lugares de la periferia de Milán. Y mientras la gente se queda estupefacta, porque ver a una señora que va arrastrando un burro que lleva libros en su lomo es una cosa extraña por las vías italianas, Lucía les sonríe, los invita a un parque, a sentarse en medio del pasto, a escuchar una historia y a crear una atmósfera del cuento contado.

Después los niños se emocionan, llevan a Serafino a pasear, le hacen cariños, juegan con él y hasta lo ayudan a peinar. "Es un consentido a morir".

A los pequeños y grandes que escuchan también les hablan de Colombia. De eso se encarga Diana, de ponerle contexto a la historia de Soriano, de contarles un poco de este país que no está en sus mentes. Así que los ubican a través de fotos y videos y les dicen que "somos un país rico en muchas cosas, con gente tan valiosa como el profesor".

Por ahora ha sido una iniciativa bien recibida. Mucha curiosidad, que después se hace sonrisas y aprendizaje. Además, a partir del 5 de mayo, van a tener contacto con las escuelas a través de varios encuentros con alumnos, en un parque grande de un pueblo llamado Corbetta, a media hora de Milán.

Todavía les falta el contacto con Luis Soriano, porque quieren el testimonio directo, para que los niños se emocionen más. En esas están, porque sobre él, han leído hasta donde les han alcanzado los kilómetros.

"Queremos que nos envíe un mensaje y los pequeños entiendan que no es una historia inventada por nadie, sino que es la vida de otros niños que a su edad disfrutan de las lecturas, sentados en la hierba porque un súper hombre les lleva los libros a lomo de burro".

Serafino es italiano, aunque la nacionalidad es lo de menos. Lo importante es que en dos lugares distintos y lejanos, dos burros cargan un montón de historias, dispuestos a llevarlas hasta el fin del mundo, incluso. Donde alguien las necesite.