<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Quién le pone orden a vínculos laborales con plataformas digitales?

  • Críticas a la remuneración y la necesidad de contar con más trabajadores formales es vital. Mensajeros de Rappi en el Poblado. Foto: Jaime Pérez Munévar
    Críticas a la remuneración y la necesidad de contar con más trabajadores formales es vital. Mensajeros de Rappi en el Poblado. Foto: Jaime Pérez Munévar
Por sergio rodríguez sarmiento | Publicado el 18 de julio de 2019
en definitiva

Garantizar que quienes le sacan provecho económico a estas empresas generen los aportes necesarios a salud y pensión es una de las urgencias para formalizar a más trabajadores informales.

¿Qué hacer con aquellos que ven en las plataformas una opción real de generar ingresos? El debate entre garantizar las condiciones básicas del empleo: pagos a salud, pensión y riesgos laborales vuelve a ponerse sobre la mesa a raíz de las manifestaciones de descontento que han dado a conocer algunos colaboradores de la aplicación Rappi, hechos que llevaron al paro de actividades en Bogotá. Inconformidad que hasta se manifestó con la quema de accesorios alusivos a la compañía.

Un mercado laboral creciente en ese segmento, así como la urgencia de tener más trabajadores formalizados, pero sobretodo entender que estas actividades se convierten en un escape ante un panorama en el que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), 750.000 colombianos perdieron su trabajo en el último año, también son bases de una discusión que necesita soluciones.

El debate es delicado, pero necesario. Mientras las plataformas creen que no generan un vínculo laboral directo, los usuarios y algunos expertos lo ven con otros ojos. ¿Y por qué importa que se defina el vínculo real entre plataformas digitales y quienes las explotan comercialmente? Porque es una oportunidad real de renta.

Una encuesta elaborada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a 3.500 trabajadores del mundo encontró que el 32 % ven en opciones como Uber o Rappi la oportunidad de completar una remuneración recibida por otros trabajos. Pero llama la atención que el 56 % de los analizados ha realizado algún trabajo de esta índole durante un año, 29 % lo ha hecho por tres años.

Si bien para firmas como Uber o Rappi no se puede generar un vínculo laboral pues se trata simplemente de la oferta de un espacio para recibir dinero a disposición del tiempo que tenga el interesado, para otros sí hay conductas que demuestran que más allá de ser facilitadoras, las plataformas generan acuerdos comerciales.

Para José Roberto Acosta, profesor experto en empresas del Cesa, la relación se da en la medida en que entre más horas trabaje una persona más ingresos recibirá la plataforma. Hay un aprovechamiento de la mano de obra para explotar comercialmente una idea “por eso se necesita que el concepto quede claro para que a partir de allí las plataformas se vean en la obligación de hacer una vinculación donde también cabe el rasgo de independiente”.

El hecho es que la discusión gira entorno a un término: “el aprovechamiento del tiempo libre”. Bajo ese concepto es que las aplicaciones han basado la defensa del porqué no meterse a pagar parafiscales como los que salen de los aportes empresariales a la salud, pensión y riesgos laborales de un empleado.

Uber le dijo a EL COLOMBIANO que en el marco de esa discusión, “si bien el incentivo económico es fundamental para la sostenibilidad, el elemento de ‘colaboración’ hace que la naturaleza y el propósito de este tipo de economías sean diferentes a los de un negocio tradicional. Es decir, cada participante debe tener la libertad y la autonomía suficiente para decidir cómo administrar y controlar sus actividades, su tiempo y sus recursos” (ver Paréntesis).

Al mismo tiempo, sostuvo que así lo permite el contexto de la economía colaborativa; “es decir, un sistema económico basado en compartir bienes o servicios subutilizados, ya sea de forma gratuita o por un precio, directamente por los individuos de una comunidad”.

Mismo argumento que utiliza Rappi, empresa que al ser consultada por EL COLOMBIANO aseguró en un documento de aclaraciones que “los rappitenderos pueden conectarse y desconectarse de la aplicación cuando lo deseen. No hay ningún tipo de horario ni de periodo de conexión establecido (...) En promedio, los rappitenderos se conectan a la aplicación 14 horas por semana”.

¿Qué dice la OIT?

El otro punto que no ayuda a establecer reglas de juego claras es que organismos como la OIT se han quedado sólo en recomendar que se regulen estas actividades con la idea de que quienes las usan cuenten con garantías laborales esenciales. Pero no ha sentado posición en si este tipo de opciones son en realidad actividades laborales vinculantes, o si simplemente se convierten en opciones para ganar “un dinero extra”.

Sin embargo hay quienes creen que es fundamental que organismos como la OIT tengan en cuenta la carga laboral. De acuerdo con la encuesta de ese organismo, “el 88 % de los medidos afirmó que desearía realizar, en promedio, 11,6 horas semanales más de trabajo en las plataformas. En promedio, los trabajadores realizan 24,5 horas semanales de este tipo de trabajo, de las cuales 18,6 son remuneradas y 6,2 son no remuneradas”.

Para expertos como Iván Jaramillo, director del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, este merece párrafo aparte. “Si bien puede haber una cantidad importante de tiempo destinado a desarrollar este tipo de actividades, habría que entrar a ver cuál es la intensidad horaria”. De ahí que, según el experto, sea bueno estudiar propuestas como la de cotizar a salud y pensión por horas trabajadas y no semanas, como dicta el actual régimen.

El tema está en que según los mismo colaboradores, la relación tiempo trabajado y dinero recibido no es la mejor. “Utilizó Rappi con la idea de tener un dinero para pagar alimentación, la gasolina de la moto, y uno que otro gasto del celular. Pero si uno se pone a ver a veces no termina siendo el mejor negocio. Por bien que me vaya, puedo llegar a hacer 25.000 pesos al día, trabajando de 8 de la mañana a 5 de la tarde, con un descanso al mediodía de dos horas”, aseguró Jefferson, de 22 años, y uno de los 85.000 rappitenderos activos (ver Antecedentes).

Rappi aseguró que en el esquema comercial los rappitenderos obtienen sus ingresos del valor de la entrega que varía acorde a la complejidad y esfuerzo de cada pedido (que depende de la distancia, clima, horario, día de la semana y otras variables) más las propinas que agregan los consumidores.

De ese desbalance entre ingresos y tiempo trabajado se desprende la idea de un sistema de cotizaciones mucho más flexible. El pasado 8 de julio la ministra de Trabajo, Alicia Arango, volvió a llamar la atención sobre la urgencia del cambio. “El 44 % de los trabajadores gana menos del salario mínimo, incluidos algunos de los que tienen contratos con las plataformas. Cuando un trabajador gana menos de un salario mínimo, desafortunadamente no tiene derecho a nada y esto es una problemática grave”.

Urge legislar

La idea también está en que con el Piso de Protección Social contemplado en el Plan Nacional de Desarrollo (PND), aquellos trabajadores de tiempo parcial que no alcanzan a recibir un salario mínimo, cuenten con una renta en la que el empleador da el 15 %, y el Gobierno entrega el 20 % sobre el monto ahorrado.

Habría que tener en cuenta que precisamente el recién aprobado PND busca, en el artículo 205, que el Gobierno, a través del Ministerio del Trabajo, en coordinación con las carteras de Salud, Hacienda y TIC, lidere el diseño y formulación de una política pública que permita, entre otros, “caracterizar las condiciones de prestación de servicio, y las modalidades de protección y seguridad social que se puedan generar del uso de estas aplicaciones y plataformas”.

Un ejemplo de que se puede llegar a un modelo de vinculación distinto lo llevó a cabo la plataforma Domicilios.com. En noviembre del año pasado la empresa empezó a hacer la retención a sus domiciliarios para garantizar el pago a salud y pensión. Mientras que la firma asumió los gastos asociados a riesgos laborales..

Por ahora, tanto Rappi como Uber han dicho estar dispuestas al diálogo. Ven necesaria la transformación para que entre otros, sean cada vez menos restrictivo su funcionamiento en el país. Los actores tradicionales del transporte y del comercio en alimentos han pedido igualar esas condiciones para competir de manera equitativa .

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES se unen para reclamar derechos

El 11 de octubre del año pasado se dio vida al considerado primer sindicato de plataformas digitales. Un grupo de colaboradores de Rappi, Uber y Glovo decidieron unir esfuerzos para que las condiciones laborales que exigen tener, sean reconocidas por las empresas y de esta manera se establezcan los parámetros necesarios para contar con más apoyo financiero. Uno de los principales objetivos de la agremiación está en saldar el debate y concluir de una vez por todas que aquellos que explotan comercialmente a estas plataformas no se les debe considerar como simples colaboradores, sino como trabajadores que ayudan al crecimiento financiero de la compañía.

Paréntesis ¿Dónde ha funcionado?

La regulación de estos servicios es viable. Algunos gobiernos locales han logrado incluir a plataformas como Uber dentro de la oferta de transporte público. Ejemplo de ellos son Londres, Río de Janeiro y Ciudad de México. Gran parte del debate si bien gira en torno a cómo hacer que sus colaboradores cuenten con los beneficios mínimos laborales, las discusiones se han saldado con la aprobación de aportes regulados a salud y pensión. Ahora, también se han utilizado el GPS de las aplicaciones para que sean garantes de que las tarifas que se cobran por cada viaje corresponden a los costos reales del mercado. El control de precios en esa materia ha sido fundamental para dar la aprobación.

Sergio Rodríguez Sarmiento

Tengo más libros de fútbol que calzoncillos y medias.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección