<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Columnista

$aboutAuthor.Instrumental_Autor.data

Publicado el 26 de marzo de 2015

140 toneladas de desinformación

El problema con usar cifras en periodismo es que si no hay perspectiva, es fácil caer en errores de interpretación de la realidad y en desinformación. Por ejemplo, todo el mundo sabe cuánto es un litro de agua, pero cuando se habla de un millón de litros eso suena como si fuera un océano. En realidad, equivale a una piscina olímpica con agua hasta la mitad.

La semana pasada en su columna, Ana Cristina Aristizábal cuestionaba los Parques del Río Medellín por su contribución al cambio climático. Mostraba la huella de carbono de los parques calculada a partir de los consumos de energía de la iluminación y ventilación: 140 toneladas de CO2 por kilómetro de túnel.

El problema es que muy poca gente sabe cuánto es eso en realidad. Si hablamos de un tema tan emocional como el medio ambiente, eso siempre va a sonar a mucho, aunque 140 toneladas es una contribución muy pequeña.

A los ingenieros nos encanta “echarle números” a las cosas, porque eso nos ayuda a tomar decisiones y a dimensionar el mundo. Empecemos: según datos de Medellín Cómo Vamos la huella de carbono anual por cada habitante de Medellín es de 1,2 toneladas. Eso quiere decir que 140 toneladas es lo mismo que la huella de 116 paisas. ¿Ya parece más poquito?

Quemar un galón de gasolina emite un poco más de 8 kg de CO2. Si suponemos que un carro se tanquea dos veces al mes, cada carro emite 2 toneladas al año. 140 toneladas al año son 70 carros. Al Valle de Aburrá entraron más de 30.000 carros nuevos en el 2014. Eso quiere decir que emitiremos 60.000 toneladas al año; algo como la tercera parte de las 180.000 toneladas que reduce el Metro anualmente.

Los Parques del Río, contrario a lo que mucha gente piensa, no son solo para hacer un parque sino que son el primer paso para renovar el eje del río, parar la expansión de la ciudad hacia las laderas y empezar a crecer hacia adentro. Esto busca convertir a Medellín en una ciudad compacta y con menos emisiones, donde es más fácil implementar transporte público, disminuir las distancias de viaje y aumentar la eficiencia energética.

La alternativa sería seguir creciendo hacia los valles vecinos y terminar en un gran suburbio con pocas opciones de transporte público, como muchas ciudades norteamericanas. Estas ciudades fácilmente duplican la huella de carbono per cápita de Medellín. De ser así, emitiríamos millones de toneladas adicionales al año, mucho más que las 140 toneladas en cuestión.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas