<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan Manuel Alzate Vélez
Columnista

Juan Manuel Alzate Vélez

Publicado el 17 de junio de 2019

1C: Una red. Una conexión

Es fácil pasar de manera inadvertida por el día a día sin notar la dependencia de las redes con las que se interactúa: redes de agua, gas, electricidad y telecomunicaciones. Basta sentir su ausencia un par de horas para valorar su disponibilidad (recuerde esa tarde sin internet).

Esas redes son estructuras delicadas, ecosistemas en los que convergen dispositivos de diferentes capacidades para establecer relaciones o conexiones que satisfacen una función. Como ejemplo: en la red eléctrica, convergen generadores eléctricos, transformadores, líneas de transmisión y de distribución. Entre sí, estos dispositivos se conectan para que exista suministro de electricidad en casa. Una actividad que de principio a fin debe garantizar su continuidad para no interrumpir el servicio. Una orquesta de instrumentos bien dirigidos para que suene una silenciosa y eficiente sinfonía. Un ecosistema en equilibrio.

En las redes no sobresale un individuo por su importancia, todos contribuyen por igual para cumplir su propósito.

Cierto es que todas las redes dependen de su conectividad, la capacidad de unirse a los demás individuos de la red. La conectividad es tan importante como la conexión: esa relación que se establece entre los individuos de la red para que entre ellos, exista una comunicación efectiva.

Quizás la red que pasa más desapercibida en el día a día es la red social. Y al margen del fenómeno tecnológico conocido como “redes sociales”, la red social real corresponde a esa estructura de personas de la que se hace parte y en la que se interactúa diariamente. Aquella red en la que cada individuo con con sus propias funciones y capacidades, aporta para cumplir un propósito común. El que bien defina el colectivo. Mucho puede aprenderse de los suecos en este sentido.

La red social parte de la familia, sigue por el lugar de residencia, se desplaza al lugar de trabajo y las relaciones que con colegas pueda establecerse, y continúa en la frontera con aquellos desconocidos pero con los que existe un contacto en el día a día cotidiano. La red social depende de la conectividad, esa capacidad de unirse a los demás individuos de la red. De entender su función y su aporte para valorarlo. Y más aún, de su conexión, esa relación o interacción efectiva que pueda establecerse entre los miembros de dicha red.

La red social, tan imperceptible como se percibe en un mundo tan comunicado y conectado como el de hoy, es tan o más trascendente que las demás juntas. Sentirse y hacer parte de una red social, le llenará de un sentimiento de pertenencia que agrega personas. De esa capacidad de pensar de manera individual; que defiende un interés colectivo.

A manera de ejemplo, basta pensar en el colectivo de personas que se unen bajo la idea de combatir el cambio climático y cada una, desde sus capacidades, aporta individualmente a minimizar su impacto, entendiendo que otros individuos que hacen parte de la misma red, defienden el mismo principio a su manera.

En un escenario global de debilidad institucional, de discusiones sin argumentos, de división política y polarización de opiniones en el que se hace cada vez más difícil encontrar el consenso, se hace necesario construir redes. Establecer esas comunicaciones que permiten construir puentes que unan orillas en momentos en que se piensa dividir levantando muros.

¿Cuándo se sintió por última vez parte de una comunidad?, ¿valora hacer parte de ella?, ¿la defiende?

Llénese de argumentos para hacer parte de una red que defienda principios de los que se sienta orgulloso. Llénese de positivismo y anímese a, con acciones simples, curvar la cultura de esta, su ciudad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ÓSCAR MURILLO
El reconocido artista colombiano ganó el Premio Turner, uno de los más importantes del mundo del arte.

$titulo

CÉSAR EMILIO PERALTA
Considerado el mayor capo del narcotráfico de República Dominicana, fue capturado en Cartagena.