<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Abrazar a Comfenalco

Seamos tozudos, confiemos en las instituciones y tengamos el coraje para manifestar nuestros desacuerdos en democracia.

08 de octubre de 2023
bookmark
  • Abrazar a Comfenalco

* Director de Comfama.

Querido Gabriel,

Tuve un profesor de español exigente e inolvidable. Gracias a él, cada que uso las palabras algo o cosa se me prende una alarma. “Lean sobre el mot juste y el proceso creativo de Flaubert”, repetía. Los proyectos que nos proponía eran desafíantes. Recuerdo uno, en particular, sobre el teatro del absurdo. “Vayan a la biblioteca de Comfenalco de La Playa, está todo lo que necesitan y encontrarán un oasis. Y de una vez van al centro a ver si conocen mejor su ciudad”.

Con ese recuerdo del corazón quiero proponer que hablemos de la esencial Comfenalco Antioquia. Entendamos qué está pasando con ella, no traguemos entero y preguntémonos cómo protegerla, pidamos al Gobierno que escuche las voces de la región y la deje con sus administradores naturales para que sean ellos quienes cuiden de la prestación de unos servicios sociales que nos benefician a todos.

Recordar la fresca sala de esa biblioteca, un lugar seguro y acogedor de culto al saber y al estudio, me sirve para afirmar, sin titubeos, que Comfenalco ha sido la gran empresa cultural de Antioquia. Cuando la Alcaldía de Medellín decidió encargarle a esa entidad la Casa Barrientos y la Biblioteca de Belén, recuerdo la expresión unánime: “No hay nadie mejor para liderar un proyecto cultural que el equipo de Comfenalco”.

Resaltemos su huella regional. Cuando en Antioquia ni las empresas ni el Estado estaban suficientemente presentes en el territorio, Comfenalco abría hoteles, preescolares, teatros y sedes por toda nuestra geografía. Reconozcamos su programa de empleo, por muchos años líder nacional conectando talento y empresas con una eficiencia asombrosa. Recordemos que esta institución se la jugó heroicamente por la salud de nuestro departamento. En un sistema de salud subsidiada mal regulado e insuficientemente remunerado, se batieron para cuidar la salud de los más pobres, estuvieron a punto de ser arrasados por las pérdidas y se tuvieron que retirar, así como Comfama. Siquiera pudieron liquidar y salir, con solvencia, de esa odisea a la que los llevó únicamente el afán de servir.

Las cajas deben ser vigiladas y controladas por el tipo de recursos que manejan. Ese rol, desde luego, corresponde a la Superintendencia del Subsidio Familiar y a la Contraloría. Ahora, desafortunadamente, en una resolución que, al menos a los ojos de un ingeniero, parece incompleta al omitir la prueba de que no se ha perdido un solo peso (la vi con mis propios ojos), contradictoria porque afirma que la entidad goza de “solidez y liquidez”, desproporcionada al decidir una intervención total e inoportuna porque se deriva de un tema resuelto como el de la salud, la Superintendencia remueve a un director competente y a un consejo de trabajadores y empresarios serios y rigurosos.

Por eso te propongo esta tertulia. Invitemos al Superintendente, la Ministra de Trabajo, centrales obreras y empresarios y demos nuestros argumentos. Algunos dirán que Comfama no debe hablar de esto porque somos competidores. Nosotros, al contrario, nos vemos como hermanos que, mientras competimos, nos mejoramos mutuamente y así servimos mejor. Seamos tozudos, confiemos en las instituciones y tengamos el coraje para manifestar nuestros desacuerdos en democracia. No es solo esta, todas las cajas podrían estar en juego. Propongamos que Comfenalco permanezca en las manos de empresas y trabajadores que han demostrado ser tremendamente eficaces para realizar esta labor social, imprescindible para Antioquia.

Sigue leyendo

Te puede Interesar

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*