<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Santiago Silva Jaramillo
Columnista

Santiago Silva Jaramillo

Publicado el 04 de diciembre de 2014

Atendiendo las fallas en la calidad educativa

La semana pasada se conocieron los resultados de la pruebas Saber 11 en Colombia, que validaron el preocupante panorama para la calidad de la educación que están recibiendo los estudiantes de los colegios en Medellín y Antioquia.

En efecto, Antioquia se encuentra en el puesto 13 entre todos los departamentos, y Medellín en el 28 entre los municipios.

Estos resultados son, ante todo, un llamado de atención para que se construya una discusión social más seria sobre la educación en Medellín y Antioquia, sustentada en acuerdos colectivos y no intereses particulares. La educación tiene que superar su condición de eslogan político o excusa para hacer oposición, al menos, si queremos que realmente los esfuerzos que hagamos para mejorarla incidan en el desarrollo de la región.

Un caso por ejemplo, es el del acceso a la educación superior en las universidades públicas. En efecto, muchos jóvenes que estudian en las instituciones educativas de Medellín y Antioquia cuentan con grandes dificultades para pasar los exámenes de admisión a las universidades estatales. Esto se convierte en una fuente importante de exclusión educativa y económica. Sin calidad educativa en los colegios, las posibilidades de acceder a la educación superior se reducen, al igual que las posibilidades de conseguir un título profesional y un trabajo mejor remunerado.

Ahora bien, revisando los casos exitosos de gestión de la educación en los niveles municipales y departamentales –como Cundinamarca, Chía, Tunja y Nariño- se encuentran varios nodos clarísimos de intervención: los profesores, la tecnología y el acompañamiento de actores sociales.

El primero es obvio, sin profesores bien pagos, motivados, preparados y evaluados, resulta casi imposible mejorar la calidad en la provisión de educación en los colegios del país. Y de esta lista, la evaluación resulta uno de los componentes más importantes, pero que ha faltado la valentía de parte del ejecutivo para instituir por la oposición de docentes y el sindicato de maestros.

El segundo es importante, aunque muchas veces sobrevalorado. La tecnología ayuda para el acceso a información y la preparación en su uso en la vida laboral, pero sin el acompañamiento adecuado, sus efectos pueden no ser los esperados.

Y el tercero resulta fundamental. La educación no puede ser solo una responsabilidad del Estado, amplios sectores sociales deben participar en el seguimiento y apoyo a las instituciones educativas. Las universidades por ejemplo pueden acompañar los procesos de capacitación profesoral, o aprovechar sus mismas plantas docentes para hacer visitas a salones de clase, revisión de planes de trabajo y sesiones de trabajo especiales. El sector privado, que tanto se queja de la falta de pertinencia y calidad y sus efectos en la disponibilidad del capital humano, también puede tomar un papel más importante en apoyos económicos y acompañamiento y evaluación de las dinámicas educativas.

Hay mucho por hacer, pero la educación no puede seguir siendo solo un eslogan que gobiernos toman prestado para sus propagandas de televisión y vallas de carretera; los políticos nos deben devolver a la sociedad esa tarea.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ABIY AHMED ALI

El líder africano, 43 años, primer ministro de Etiopía, galardonado con el Premio Nobel de Paz 2019.

$titulo

DIOSDADO CABELLO

Cada vez alcanza mayores niveles de ordinariez y chabacanería en sus insultos al presidente Duque.