<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 25 de marzo de 2022

Buenas decisiones sin consenso

Por Luis Carlos Villegas - redaccion@elcolombiano.com.co

En política el cómo es tan importante como el qué. No basta con tomar decisiones correctas; en democracia, hay que legitimarlas. La guerra de Ucrania probó que en las autocracias los “hombres fuertes” deciden a su capricho, preocupándose por mover a la opinión con actos que, disfrazados de nacionalismo o de reivindicación histórica, le toquen el corazón y prolonguen su permanencia en el poder. Lo que pasa es que casi nunca los autócratas se han salido con la suya. Además de raramente morir por causas naturales, siempre la historia los juzga duro y su final arruina a las naciones que los aplaudieron al inicio y los padecieron después. Putin, con la razón histórica de retomar territorio que una vez fuera del Imperio de los zares, considerándola popular y conveniente para alargar su presencia en el Kremlin, decidió atacar con saña y mercenarios, bombardear casas y hospitales, poner en peligro radiactivo a Europa con el ataque a la planta nuclear más grande del continente y amenazar con pulsar el botón atómico para desencadenar una guerra global. Las sanciones económicas impuestas por Occidente han minado la estabilidad del líder ruso; han desplomado el rublo y paralizado los mercados de valores; el comercio exterior se ve afectado por talanqueras cada vez más altas y generalizadas; el deporte mundial ha expulsado a Putin y a los equipos deportivos rusos de cuanta asociación o evento puedan imaginarse, desde judo hasta fútbol; y los “oligarcas” rusos están sin yates, viejas, viajes y cuentas en euros y dólares. El setenta por ciento de los activos del Banco Central está congelado, se avanza sobre el otro treinta y el crédito internacional se cerró para el oso invasor. Esto se suma a una dura resistencia de Ucrania que ha descubierto un nuevo y serio Zelenski con una primera dama férrea y que muestra a unos jóvenes dispuestos a morir por su patria; también me ha sorprendido la solidaridad de los ciudadanos de otros países, quienes por miles quisieran irse a Kiev a defenderla.

Esta falta de legitimidad interna e internacional para justificar su invasión, más sanciones insufribles, demora y alto costo en la victoria militar, podría llevar al fracaso a Putin muy rápido. Aunque no de esta envergadura, don Vladímir había tomado decisiones parecidas en Chechenia, Crimea, Georgia y en el tratamiento de los atentados terroristas que asolaron a Rusia hace unos años; y le habían funcionado: su popularidad subió apoyada en la velocidad y la manipulación experta de un agente de la KGB. Terminará mal, no hay duda, pero aislado es muy peligroso y queda en manos de China.

Duque visitó por fin a Biden, según los medios, menos de una horita, en un ambiente de infidelidad, dadas las conversaciones de altos funcionarios de EE. UU. con Maduro y su combo, sin que nos enteráramos antes. La visita podría haber salido mal, pero salió bien. Se tomaron la foto, nos regalaron vacunas anticovid y, para celebrar los doscientos años de relaciones diplomáticas bilaterales, nos notificaron que habían tomado la decisión de considerarnos aliados principales extra-Otan de los EE. UU. (Mayor non-Nato Ally, Mnna). El senador Menéndez lo había propuesto hace unas semanas. Argentina y Brasil son los otros dos en Latinoamérica. Que de esa alianza estratégica se deriven más inversión y más comercio, está por verse. Pero sí nos permite un respiro de seguridad frente a Venezuela. Hubiera sido mejor si esta decisión, correcta, se hubiera tomado no entre dos o tres iluminados, sino con una presentación al país, al Congreso o a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores hecha para apoyar al presidente en su política exterior, de la cual es único director. Estaríamos así más tranquilos, sin riesgo de que este paso estratégico lo rechace el próximo gobierno.

Toda política exterior es política doméstica, dicen. Consensuar la política exterior o perder la oportunidad para ejercer en la región liderazgo democrático y seguro, esa es la cuestión

Colprensa

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas