<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Óscar Domínguez
Columnista

Óscar Domínguez

Publicado el 21 de noviembre de 2019

Cambalaches

Poeta Jorge Valencia Jaramillo: Lo vi posando en el cementerio libre de Circasia donde descreídos inmortales como sus amados Mozart y Borges se sentirían en casa. ¿Estaba dejando su hoja de vida?

Un escéptico que finalmente no clasificó para pernoctar allí eternamente es el novelista Álvarez Gardeázabal. Tenía listo su nicho pero hubo cambio de administración y le tocó buscar otro cambuche.

El ninguneado Gardeazábal pidió posada en el viejo cementerio de San Pedro. Le aceptaron el cambalache y quedará cerca de Carrasquilla y de Isaacs.

Si desea asistir, el martes será la entronización de la escultura de Gardeazábal de tres metros de alto por ochenta centímetros de ancho a la cera perdida, obra del maestro Jorge Vélez. Buses a todos los barrios, damas sí pagan por tratarse del tulueño.

Presidente Samper: Lo vi con ojos golosos echándole los perros a la bella chapetona Eva que lo entrevistó para RCN televisión.

Supongo que de regreso a casita su mujer lo puso a dormir en el cuarto del servicio, sin la del servicio adentro.

El primer truco entre los 8.000 que recomiendo para levantarse una vieja consiste en no mostrar ganas. Chorrear la baba es pésima estrategia.

Recuerde que el encanto del poder prescribe automáticamente el día que se acaba el periodo presidencial. El que abandona Palacio termina con menos sexapil que la sota de bastos.

Le cambalacheo su frustrada ofensiva por esta disculpa que se repetía Felio Andrade Manrique: Si no me alcanza para la fidelidad, mucho menos para la infidelidad.

Al padre Diego Jaramillo, presidente de la Corporación Minuto de Dios, suerte, salud, longevidad.

Lo vemos todas las noches por televisión. ¿Qué se unta su yarumaleña educación para no dormir a los televidentes con su programa?

Comparto la respuesta que me dio: “Sé que soy aburridor pero le confío al Señor el mensaje”.

Ahora, como tengo voto de obediencia trataré de acatar su orden de que un millón de colombianos colaboremos para aportar al 59 Banquete del millón de este jueves 21 “para que todo campesino tenga casa”.

Como no compro lotería o jamás reviso si gané, le propongo un cambalache que requiere la mediación de su gurú el padre García Herreros.

Sintetizo: El Instituto de Desarrollo Urbano, IDU, de Bogotá, me debe hace como quince años medio millón de pesos por una obra que nunca ejecutó pero cuya valorización pagamos anticipadamente.

Y en Medellín, por una fotomulta injusta como lo reconocieron quienes las aplican, me deben casi doscientos mil rúcanos. La devolución viene a paso de pedófilo satisfecho.

Si el padre Rafael nos hace el doble milagro autorizaré que ese billete se consigne en la cuenta del Minuto. Su reencauchado paisano, el artista Iván Darío Gil, que aporte lo que falta pa’l millón.

El padre Rafael quedaría dos milagros más cerca de su parsimoniosa canonización.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CATALINA ECHAVARRÍA A.

La deportista paisa se prepara para participar en la Expedición Polar (Polo Norte) de Dog Sledding.

$titulo

TRANCONES DECEMBRINOS

Habituales ahora, pero el reducido número de guardas y la indisciplina ciudadana agravan el problema.