<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 05 de marzo de 2022

Cándido, candidato, candidote

Ya estamos a una semana de la primera jornada electoral y para que no me critiquen por no haber dicho ni una sola palabra al respecto (¡qué jartera hablar de política!), hoy lo hago. Y empiezo divagando con el título mismo de esta columna. Propongo suprimir las comas que separan las tres palabras que lo conforman. Quedaría así: cándidos candidatos candidotes.

Como quien dice: son cándidos los candidatos que, candidotes ellos, quieren ser votados por nosotros, también cándidos candidotes que creemos en sus propuestas y promesas. Así lo dejo, sin referirme por ahora, porque es mejor no meneallo, a ninguno de los veintiún aspirantes a llegar a la Casa de Nariño. De los otros, si Dios nos da vida, hablaremos tal vez en otra ocasión.

Husmeando en el mundo de las etimologías, bien se sabe cuál es el origen latino de la palabra candidato. Así lo cuenta Ricardo Saca en su Historia de las palabras:Candidato procede del latín candidatus, el que viste de blanco, derivado del verbo candere, ser blanco, brillar intensamente, voz con la que se designaba en Roma a quienes se presentaban como aspirantes a cargos públicos. En el ritual político romano, los candidatos debían cambiar su habitual toga por una túnica blanca (candida) con la que se exhibían públicamente para manifestar la pureza y la honradez esperables en los hombres públicos. Candere viene de la raíz indoeuropea kand- o kend-, brillar, de la cual se han derivado palabras tales como candelabro, candente, candela, cándido, incandescente, incendio, etc.”.

Y añade: “Ningún derivado de candidus llegó hasta nosotros con significado directamente alusivo al color blanco, pero la blancura deslumbrante que la palabra latina candor expresaba en la lengua de los césares se mantuvo en el español candor, con el mismo sentido de sinceridad, sencillez y pureza de ánimo de la palabra en latín”.

Como se ve, candidato y candidote suenan parecido, entendido este último vocablo como ingenuo, fácilmente engañable —con un sufijo que suena a desprecio o burla—. Vienen los dos vocablos del mismo adjetivo latino candidus, con la a acentuada, que significa blanco brillante, resplandeciente, como ya se dijo.

En español, por esa curiosa distorsión que con el tiempo pervierte los vocablos, cándido terminó usándose para adjetivar a alguien que carece de astucia y, en sentido figurado, a una persona simple, poco advertida, como dice el diccionario, señalando (para que no queden dudas) que es sinónimo de bobo.

Hoy por hoy se puede concluir que, con las poquísimas excepciones que confirmarían la regla, la política como búsqueda del poder está hecha de cosas oscuras, de falsedades, de juegos sucios, de promesas para pescar incautos. La toga blanca de los candidatos se ha cambiado, no ya por las camisas rojas y azules de los partidos tradicionales, sino también por camisas verdes, amarillas o de otros colores que brotan de: mezcolanza de colectividades agotadas, credos políticos indefinidos, descarados transfuguismos partidistas, mesianismos inconfesados e inconfesables, indeseadas presencias emergentes.

La candidez de los candidatos, diría yo, es creer que van a triunfar en las urnas. Pero la democracia da para todo 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas