<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 27 de febrero de 2019

Chamas (I): El desconcierto

“Como el mar espera al río/ Así espero tu regreso/ A la tierra del olvido”; mientras Carlos Vives canta en el concierto #VenezuelaAidLive, a veinte minutos de Villa del Rosario, en una banca del parque Mercedes, Angie* espera su suerte.

–¿Quién es la mujer de la estatua? –le pregunto.

–“¡Es la prostituta más famosa de Cúcuta!” –responde con una mueca, casi, casi una sonrisa.

Con un palito de madera, la joven venezolana golpea su rodilla al ritmo de las rancheras y vallenatos de los bares que se funden con el runrún callejero y el palpitar cíclico del motor de un carro de helados.

Hace dos años, dejó a su madre, a su hija de cinco años y el trabajo en una tienda en el Estado Táchira, para cruzar en absoluta soledad la frontera; las vecinas del barrio rumoraban que en Colombia podía ganar hasta $60 000 diarios, una fortuna en bolívares. En junio de 2018, en San Cristóbal (Táchira), la Dirección General de Inteligencia Militar capturó a una banda dedicada al secuestro de menores para venderlas en Colombia; dos funcionarios policiales resultaron relacionados con la organización criminal. No obstante, la historia de Angie es bien distinta (“Nadie le cobra a nadie, nadie le quita a nadie, cada una trabaja por su cuenta”), y ella es consciente de los riesgos: “En otras partes [de Cúcuta], vienen y buscan mujeres, se las llevan para otros lados y las encierran, las tienen presas”.

Su jornada en el parque Mercedes comienza a las 10:00 a. m. y culmina a las 7:00 p. m. Jamás se arriesga en la noche. En un “día bueno”, obtiene entre $50 000 y $60 000, a veces los consigue con un solo cliente; otras, le toca atender a tres o cuatro para reunir ese dinero. A diferencia de muchas amigas suyas, nunca ha sido agredida físicamente ni le han pedido que haga cosas que no sería capaz de hacer. Siempre usa condón (ella lo paga).

Con otra jovencita, comparte una pieza en un inquilinato cercano, el cual solo dispone de un baño para todos los huéspedes, flotantes, desconocidos. Cada noche cuesta $13 000.

A los pies de Mercedes Ábrego, quien le bordó una casaca en oro y lentejuelas a Bolívar, se tejen las historias de decenas de venezolanas menores de edad. La placa del monumento versa: “Sacrificada por su amor a la patria, 1813”. Las niñas que deambulan en torno a la heroína independentista –y a un comando de policía–, comparten un sueño: regresar a casa, estar cerca de su mamá. Su sacrificio no es cuestión de adhesión ideológica sino de hambre.

Sin maquillaje ni tacones ni el más mínimo asomo de coquetería (cual adolescente en la intimidad de su alcoba), Angie no aparta sus ojos del pavimento. Me rodea con el brazo izquierdo, reposa su cabeza en mi hombro y, en un monólogo espontáneo, imagina en voz alta cómo sería estudiar Criminalística... “¡porque investigas la broma de los muertos, chama!”.

A quien carece de todo, ¿qué es lo que más falta le hace?

Angie esconde su baqueta improvisada en la cintura del bluyín, y espeta con un suspiro: “Futuro”.

*Fuente protegida. Esta micro-crónica (1/3) hace parte del cubrimiento para #ColombiaEstaAlAire de Blu Radio.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

BUEN MOMENTO DE YERRY MINA

El talentoso defensa que puso a soñar a Colombia en Rusia, hoy hace parte del 11 ideal de la Premier League.

$titulo

CARDENAL GEORGE PELL
Tribunal de Melbourne, Australia, confirmó su condena penal por abuso sexual contra menores.