<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 21 de abril de 2020

Colombia We Need

Un especial de opinión del New York Times que se titula America We Need, habla sobre lo que en otros momentos críticos ha sacado a relucir los Estados Unidos y que hoy, en tiempos de pandemia, tanto necesita ese país para reconstruirse: dejar a un lado las pequeñas diferencias, reconocer las prioridades nacionales y trabajar nuevamente para crear una unión de país. Algo que podría llamarse instinto nacional.

El tema no se aleja mucho de lo que ha pasado aquí en Colombia. Esta crisis global puso de manifiesto muchas cosas necesarias para que el país aproveche su propio instinto nacional, que hoy se ha despertado, que tanta falta hacía y que es necesario conservarlo. ¿Nos hemos unido? hombre, yo creería que sí. Se necesitaba.

La solidaridad se despertó, las muestras de unión han sido consistentes, se ha reconocido el papel de las instituciones y la relevancia de actores públicos y privados. Los roles sociales encontraron una reivindicación clara: los médicos, quienes están en la primera línea, siempre van a estar por encima de las celebridades. El paradigma del fashionismo social media se vino abajo y esas voces frívolas y disonantes se aplacaron.

El covid-19 movió, de cierta forma, la política hacia el bien común. Alejó a los opositores recalcitrantes, depositó la confianza en el Gobierno nacional como un líder natural y desnudó a los ególatras que no entienden la real dimensión del asunto, esos que aún creen que con un ápice de poder seguirán vigentes con sus anacrónicas y erradas opiniones, como la de ese político quien dijo esperar que la corrupción sea ínfima por esta época. Eso fue lo que literalmente balbuceó.. ¡Válgame Dios!

Entonces, todas estas necesidades que se despertaron y movieron el colectivo empiezan a pedir un encauzamiento. Quizá ese rumbo sea una nueva concepción de la libertad, donde las diferencias no estén marcadas por el absurdo paradigma de los ingresos. El confinamiento muestra que el estrato no importa, que la sociedad requiere ser más equitativa para cubrir las necesidades básicas de las personas y mantener así la moral en medio de la incertidumbre. Simple: Un asunto de derechos fundamentales.

Yo veo una libertad basada en la responsabilidad individual, equilibrada con una conciencia clara sobre lo que realmente necesitamos y la forma como debemos relacionarnos para que el instinto nacional se mantenga vivo. La naturaleza exigió un cambió y se valió de un virus que no respeta fronteras físicas ni sociales. La construcción de un mundo amalgamado entre la protección de la vida y el mantenimiento de un sistema económico solo funcionará si se entiende lo que verdaderamente necesitamos en Colombia para ser más fuertes, más justos... más libres.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas