<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Francisco de Roux
Columnista

Francisco de Roux

Publicado el 03 de julio de 2016

Corderos entre lobos

Las lecturas de este domingo anuncian la paz. En Isaías, Dios dice: «Yo haré que la paz fluya hacia la ciudad de ustedes como la crecida de un río”.

El anuncio coincide para nosotros con el cese al fuego bilateral que termina el conflicto armado y las hostilidades con las Farc. Hecho saludado por el Papa Francisco con gran alegría desde el avión que lo llevaba a Armenia; y que la Conferencia Episcopal Colombiana llamó acontecimiento histórico y primer paso de muchos hacia la paz, al tiempo que instó a las partes a avanzar respetando las instituciones, pidió información clara y veraz para superar las dudas, expresó la urgencia de protocolos públicos y transparentes para la dejación y destrucción de las armas, reiteró su decisión de acompañar el proceso desde el lado de las víctimas para la construcción de una Nación en libertad, derechos humanos, perdón y reconciliación; e invitó a la oración por el don de la paz.

En este contexto es pertinente llamar a prepararnos para votar en conciencia y libertad para aprobar o rechazar todo este proceso que unifica en un todo a los acuerdos, el fin de la guerra, la entrega de las armas y la justicia transicional. Un proceso valioso e imperfecto como proceso humano, que ha requerido muchos esfuerzos durante siete períodos presidenciales consecutivos.

La responsabilidad de formar la propia conciencia exige de cada uno la disposición de presentar ante los demás lo que ve más conveniente para Colombia en un asunto tan delicado y de escuchar con atención las razones de los demás para contribuir al discernimiento sobre lo que sea mejor para la nación. Tenemos que dedicar tiempo para conocer los acuerdos, ponderar todos los aspectos del proceso, situarlo en la historia de nuestro conflicto y reflexionarlo desde el dolor de las víctimas.

Votar en libertad supone trabajo interior para proteger la autonomía personal en la conversación democrática exigente y responsable, que por una parte debe tener en cuenta la buena intención de todo votante eventual aunque su decisión sea contraria a la que uno tiene; y por otra exige a las campañas de lado y lado juego limpio en los argumentos para no utilizar el miedo y la manipulación para determinar la decisión de las personas.

Jesús en el Evangelio muestra hoy que “los bienaventurados que trabajan por la paz” son “corderos en medio de lobos”. Corderos sin ninguna protección entre enemigos que los acechan para devorarlos. Trabajadores de la reconciliación que anuncian la paz del Reino de Dios cerca. Una paz basada en la confianza en todos y todas, que acoge en compasión el dolor, las dudas y las esperanzas de los demás. La paz de quienes confían en el ser humano y trabajan por la dignidad sin tener intereses de poder, ni de dinero, ni de honores.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ALBERGUES PARA INDIGENTES

Alcaldía de Medellín construye a toda marcha alojamientos para los habitantes de calle y destechados.

$titulo

INDISCIPLINADOS SOCIALES

Aun con numerosos llamados a la cuarentena, en los barrios de la periferia la gente sigue en la calle.