<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
P. Hernando Uribe
Columnista

P. Hernando Uribe

Publicado el 15 de noviembre de 2019

Crítica y autocrítica

Criticar, palabra de origen griego, con un significado nobilísimo, que tengo por aprender. Se refiere al arte de juzgar de la verdad y bondad de las personas y las cosas. Miro con atención y sin prejuicios para ver la realidad como es, pues del modo como la veo, depende mi comportamiento. La honradez que veo en las personas con quienes vivo y trabajo, me inspira un comportamiento de confianza.

Criticar es una tarea maravillosa que reclama toda mi responsabilidad, pues en ella manifiesto mi grandeza humana. Tuve la oportunidad de procurar con mi crítica un gran placer, una gran alegría, a una persona amiga. Y creo que he gozado tanto o más que ella. La amistad, como el amor, hace que viva, al mismo tiempo que la propia, la vida de otros. La imaginación es muy poderosa cuando está animada por el sentimiento.

Criticar es un arte que me propongo cultivar con esmero. Reclama de parte mía, que soy el que critica, realismo y generosidad. El arte de ver en el otro su bondad y su belleza son ya para mí un ejercicio de magnanimidad. Me siento feliz de descubrir en él sus cualidades, y hacérselo saber. Veo aquí el estímulo más poderoso de dar gusto y sentido a la existencia.

Paso de la crítica a la autocrítica, el arte de criticarme. Viene de criticar, que es discernir, distinguir, ver con claridad quién soy, de dónde vengo, qué camino recorro y adónde me encamino. Con el avance vertiginoso de los medios de comunicación, que me mantienen con la atención dispersa en mil cosas, crece el peligro de perder de vista la autocrítica, en un anonimato desorientador.

Si me preguntan cuánto me amo, respondo que mucho sin vacilar. Y si me preguntan si soy un desperdicio, no vacilo en negarlo, desconociendo mi enorme potencial, por no dedicarme tiempo para conocerme y cultivarme. Mi educación da por supuesta mi interioridad, y así, valgo poco o nada. Por desconocerme y no cultivarme, vivo en la sobrehaz de los acontecimientos, las personas y las cosas.

Como la crítica, la autocrítica se refiere a los aspectos positivos y negativos de mi vida cotidiana. La humildad, que es andar en verdad, según Santa Teresa, me lleva a conocer mis cualidades para promoverlas y mis defectos para dominarlos. Gracias a la autocrítica, me conozco bien, y así sé cómo actuar.

La autocrítica es la tarea urgente del hombre actual, para saber quién es y cómo cultivar su relación de amor consigo mismo, con los demás, con el cosmos, y sobretodo con Dios.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SANDRA FORERO

Presidenta del gremio de la construcción, Camacol, fue designada líder del Consejo Gremial Nacional.

$titulo

DISPAROS AL AIRE

De nuevo, se han generado tragedias por los disparos al aire y balas perdidas que hieren y matan.