Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 23 de marzo de 2019

Cuaresma gourmet

Estuve el pasado miércoles de ceniza donde el padre Nicanor, mi tío. Le llevé de regalo unas latas de pescado y otras exquisiteces de mar importadas que compré en el supermercado.

-Vea, padre Nicanor, le traigo estas cositas a ver si se libera de las sardinas y las tortas de pescado seco que le hace Mariengracia.

-Y a vos quién te dijo que la cuaresma es un festival gastronómico. Por lo demás, yo ni por una langosta a la termidor cambio las torticas de pescado seco y la sopa de tortilla con que la sobrina se deja venir los viernes de Cuaresma.

-Y apuesto, tío, que usted le saca más gusto a esas “comidas penitenciales” que al monótono menú del diario comer.

-Pues sí, y quién dijo que eso era pecado.

-No que sea pecado, sino que volverse un gourmet en Cuaresma es para mí una contradicción con el espíritu de penitencia y mortificación que subyace en la práctica de la abstinencia de carne.

-Oigan, pues, al diablo haciendo hostias.

-Usted perdone, pero sí le confieso que lo mejor de la Cuaresma es el pescadito de los viernes. Recuerdo con nostalgia esa lata grande de sardinas en salsa de tomate que llevaban los papás para la Cuaresma y con la que se daba de comer, en una nueva multiplicación de panes (galletas Noel) y peces, a toda la familia.

-A mí me ofende, hijo, para serte sincero, el “celo pastoral” con el que los supermercados invitan a la cuaresma, enarbolando avisos en las montañas de latas de atún y de sardinas: “No olvide la cuaresma”, “hoy es vigilia”.

-Como la desfachatez con que las publicaciones especializadas en gastronomía, aprovechando el tiempo de Cuaresma, antojan a los paladares con recetas sibaritas para la vigilia.

-Es una lástima que caiga en manos de comerciantes y se hunda en el consumismo algo tan espiritual como el llamado a la mortificación, al sacrificio, que inspira el tiempo de cuaresma.

-La gente, padre, ya ni piensa en la abstinencia y el ayuno. No tienen conciencia de pecar o quebrantar una norma cuando no ayunan o comen carne en viernes de Cuaresma. Una disposición que, para ser francos, se ha vuelto obsoleta y ya no les dice nada a muchos creyentes.

-Dejá de ser criticón. Según el evangelio, hoy y siempre, lo que importa es la limpieza del corazón, la caridad y la fraternidad con los demás, la capacidad de renunciamiento y desapego frente a los bienes materiales. Todo, con un fin: estar abierto a Dios en la oración, y, por la caridad, a los hermanos más pobres y desheredados.

-Aquí le caigo, tío, el Viernes Santo para que me invite al pescado seco que hace Mariengracia. Y que Dios nos perdone.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    WALTER VARGAS ALZATE
    Ciclista de El Carmen de Viboral, quedó campeón de la Vuelta a Uruguay. Tercer colombiano en lograrlo.

    $titulo

    ATLÉTICO NACIONAL
    Perdió el domingo con Rionegro Águilas, colero del campeonato. Decepciona y aburre a sus hinchas.