<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Samuel Arango
Columnista

Samuel Arango

Publicado el 08 de diciembre de 2014

El animal borracho

Esto ya lo habíamos dicho antes, pero como se acercan las fiestas de Navidad y año nuevo, vale la pena hacer otra vez la reflexión.

Definitivamente no hay nada ni nadie más ridículo que un borracho o una borracha. El pelo desordenado, los ojos brotados, rojizos y vidriosos, dando vueltas como una licuadora.

La nariz roja, hinchada y mocosa de degenerado. La boca torcida, con restos de comida y semiabierta que deja escapar un tufo de cobija de gamín. Una cumbamba temblorosa como el Galeras. Unas manos que tocan todo y derraman todo. Unos pies que no saben para dónde van y a los que le falta una media.

Y si es una mujer, se toman todos los síntomas anteriores y se multiplican por diez.

El consumo exagerado de licor hace que el ser humano se comporte...

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

MEDEJAZZ

Cumple 25 años y los celebra con conciertos presenciales y conferencias virtuales.

$titulo

FIESTA CLANDESTINA

En el túnel de Amagá, un tumulto de jóvenes desafió todas las medidas de seguridad.