<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
María Clara Ospina
Columnista

María Clara Ospina

Publicado el 19 de febrero de 2020

EL CÁNCER NOS CERCA

Gracias a los avances de la ciencia se ha logrado mucho en la derrota de esta aterradora enfermedad. Por esa misma razón, una declaratoria de un cáncer ya no es una condena a muerte, como lo era hasta hace poco, especialmente como era el caso con algunos agresivos cánceres, como el de páncreas. También es cierto, el número de personas con cánceres nuevos o extraños, diferentes a los ya conocidos, algunos de ellos diagnosticados por primera vez, ha aumentado de manera sustancial.

En Colombia, según el Ministerio de Salud, el aumento desde 2012 ha sido superior al 30 % y se prevé que este incremento continúe. Estas cifras son semejantes en el mundo entero.

Lamentablemente el cáncer ha aumentado más en los países con menor ingreso per cápita, donde la atención médica es más deficiente, especialmente en los casos de pacientes con enfermedades “de alto costo”, como es el cáncer. Allí faltan equipos adecuados, cuyo costo, manejo y mantenimiento son inmensos y, por el alto precio de los medicamentos, imposibles de costear para la mayoría de los pacientes.

También influye la incapacidad de estos países de desarrollar costosas campañas de prevención, detección temprana, atención de primera clase, con personal actualizado en los más avanzados protocolos y cuidados paliativos de los pacientes.

Para los científicos el aumento en casos de cáncer se debe en parte a que, al contrario de las generaciones anteriores, nosotros ahora respiramos aire más contaminado, estamos expuestos a niveles de estrés absurdos y debilitantes y nos alimentamos con comidas procesadas con toda clase de colorantes, emulsificantes, estabilizadores, aromas, sabores artificiales, casi todos ellos carcinógenos reconocidos. Tampoco nuestros antepasados se alimentaron con productos de animales manipulados con antibióticos y hormonas, o con peces contaminados por el mercurio y otros venenos que hoy polucionan de los mares.

Hoy la humanidad espera la cura a este flagelo. Dicen que estamos cerca. ¡Dios quiera!

Inciso: La columna “Me equivoqué”, de la periodista Vicky Dávila, en Semana, disculpándose por su andanada de iracundos insultos contra su colega Hassan Nassar, agravios verdaderamente inaceptables por su vulgaridad, es de risa o de vergüenza, no sé cuál apelativo es más apropiado.

Dávila, engañosamente, en vez de pedir sinceras disculpas a Nassan, se viene lanza en ristre contra el periodista, acusándolo de cuanto se le ocurre, aireando otra vez su furia. Pero no es él el único que resulta escaldado en dicha columna. La periodista, enfurecida aún, ataca con su pluma a cuanto colega se atrevió a censurarla por su oprobioso comportamiento. ¡Vaya qué manera de disculparse! Quizá deba leer en un diccionario el significado de la palabra disculpa, que, indudablemente, no quiere decir “letanía de halagos personales”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

JAMES RODRÍGUEZ, FUTBOLISTA

Gobernación de Antioquia le agradeció donación para venteros ambulantes del estadio, sin trabajo.

$titulo

ANTONIO GUERRA DE LA ESPRIELLA

Puede ser sujeto de extinción de dominio por juicio en sobornos de Odebrecht en Colombia.