<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
María Clara Ospina
Columnista

María Clara Ospina

Publicado el 13 de noviembre de 2019

El criminal reclutamiento de menores

El gobierno y las Fuerzas Armadas deben dar una amplia y veraz explicación sobre la operación militar que acabó con el campamento y la vida del cabecilla de las disidencias de las Farc, alias “Cucho”, en la cual, desgraciadamente, murieron ocho menores. Esto es indispensable para despejar el disgusto, el dolor y las dudas que tiene la ciudadanía con respecto a lo sucedido.

Pero también debe quedar muy claro, que los narcotraficantes que secuestran y reclutan menores para combatir en sus estructuras criminales, son los culpables de tragedias como esta. Son ellos quienes ponen en riesgo mortal a los menores y así lo reconoce la Corte de Derechos Humanos. Ellos son los culpables de su muerte, si esta ocurre estando en sus campamentos, o durante un combate.

El secuestro y reclutamiento de menores ha sido una constante de los grupos terroristas colombianos, de los narcotraficantes, como las antiguas Farc y sus nuevas disidencias, el Eln, los paramilitares.

Se han mencionado muchas cifras sobre cuántos menores fueron reclutados por las Farc y el consenso general se acerca a tres mil. Entre ellos, niñas reclutadas no solo para la lucha armada sino también para el humillante servicio sexual de los capos y la tropa.

Inexplicablemente, los jefes desmovilizados de las Farc solo han entregado a 145 de los menores, menos del 5 %. ¿Qué pasó con los restantes? ¿Acaso los menores que no fueron entregados por los narcoguerrilleros murieron, sin que haya quedado rastro de ellos? ¿Acaso no se les permitió desmovilizarse y fueron obligados a quedarse en el monte y hoy forman parte de las disidencias u otros grupos narcotraficantes, como los carteles mexicanos infiltrados en el país? Peor aún ¿fueron vendidos a estos?

Deberíamos exigir explicaciones sobre los miles de niños desaparecidos luego de ser secuestrados y reclutados por los terroristas.

Y me refiero a todos: los senadores del partido de las Farc, los del Polo, los verdes, el hoy declarado defensor de los niños, el camaleónico senador Roy Barreras y todos los destacados periodistas que se han hecho los de la vista gorda ante este vergonzoso tema.

No se le ha oído a Roy Barreras denunciar el reclutamiento, secuestro de menores, ni exigir explicación sobre los miles de niños desaparecidos por los cuales las Farc no dan explicación alguna ni han pedido perdón a Colombia ni siquiera a las familias de los niños.

Reclutar menores de edad es un crimen de lesa humanidad. Se condena con inquina la lamentable muerte de menores en un operativo militar pero no se condena ni analiza por qué había menores en ese campamento.

Debemos exigir información sobre los niños reclutados. Queremos saber dónde están, ¿quién responde por ello? ¡Los queremos vivos!.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

AMÉRICA DE CALI
Tras 11 años, el equipo caleño, llamado La Mechita, vuelve a ser rey del fútbol profesional colombiano.

$titulo

ÉDGAR PÉREZ, ALIAS “EL OSO”
Señalado jefe de banda Niquía Camacol, festejaba el domingo. Hubo asonada para que no fuera preso.