<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Beatriz de Majo
Columnista

Beatriz de Majo

Publicado el 04 de agosto de 2021

El “enemigo imaginario”

Las opiniones de los analistas políticos sobre el tema de la rivalidad entre Estados Unidos y China no solo son variados, sino poco coincidentes. El tema en la realidad es opaco y las declaraciones de lado y lado no parecen reflejar posiciones diáfanas o, al menos, están diseñadas justamente para generar inquietud o zozobra. Todo ello es válido en política, pero no es útil para la toma de decisiones de los terceros que, siendo afectados por este fenómeno, se encuentran paralizados en la espera de encontrar una luz al final del túnel.

Tanto Washington como Pekín saben bien hacia dónde dirigen sus derroteros, pero la manera de explicitarlo pretende confundir al otro o mantenerlo es ascuas. Los aliados de cada lado, quienes son igualmente víctimas de esa falta de transparencia deliberada que explicitan los dos gigantes, también contribuyen a que las tensiones, en lugar de disiparse, se hagan más pronunciadas.

Pekín urgió hace una semana a Wendy Sherman, la enviada de más alto nivel del gobierno de Joe Biden que visitaba oficialmente al país asiático, a pedir a Estados Unidos que deje de satanizar a China frente a terceros. El comunicado del despacho de Relaciones Exteriores fue aún más contundente: “Estados Unidos culpa a China por sus propios problemas estructurales” y señaló que Washington considera a China un “enemigo imaginario”.

Lo cierto es que los dirigentes de ambos países se encuentran en las antípodas en lo que se refiere a una visión del rumbo que debe estar tomando este mundo, en el cual actuamos todos, pero en el que son ellos son quienes llevan las riendas. Y eso, sin duda, los convierte en antagonistas en cuanto a tesis de carácter universal. No existe tal cosa, pues, como un “enemigo imaginario” en cuanto a un rival de tanto peso como China. Temas como derechos humanos y ciberseguridad, democracia y totalitarismo, apertura y control y la misma orientación de la cooperación internacional alimentan las fricciones y el estancamiento de unas relaciones que deberían funcionar como un reloj suizo.

En apenas dos meses está programada una reunión de los dos jefes de Gobierno durante la reunión del G20 en Roma. Esta pudiera ser una ocasión única, no para comprometerse en temas vitales sobre los que existen discrepancias insalvables, pero sí para exponer, de lado y lado, las argumentaciones que sustentan sus diferencias y conseguir una fórmula de convivencia responsable. Si tal encuentro en la Cumbre evidenciara una incapacidad de trabajar, en el sentido de alcanzar un modus operandi bilateral cercano, podría provocarse lo que, a raíz del último encuentro telefónico entre Xi y Biden en febrero de este año, Scott Kennedy llamó una “rivalidad labrada en concreto”. Kennedy es una de las cabezas pensantes más calificadas del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

En los medios oficiales de las dos capitales, lo que se percibe en esta hora es la inevitabilidad de que tal situación se produzca por la distancia insalvable que hay en temas cruciales, como, por ejemplo, la soberanía china sobre Hong Kong. Asuntos como este y lo que tiene relación con la violación de derechos humanos nunca serán pasados por alto por Washington y será imposible para su presidente transigir en ellos. Y, como el mencionado, muchos otros temas que tienen que ver con el cumplimiento de las obligaciones de China de cara a la comunidad internacional.

Lo anterior hace temer que el encuentro Biden–Xi no tendrá lugar. Tenemos por delante, pues, un largo camino de desentendimientos dentro de los cuales los otros grandes países del planeta estarán vigilantes, evitarán tomar partido, pero permanecerán inmovilizados en sus decisiones futuras

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas