Enrique López Enciso
Columnista

Enrique López Enciso

Publicado el 24 de diciembre de 2018

El futuro de los chalecos amarillos

Con cerca de tres meses de movilizaciones, los chalecos amarillos franceses acudieron en menor número a la última convocatoria para manifestarse. Es cierto que el gobierno ya cedió a muchas de sus pretensiones y eso podría a ayudar a disolver el movimiento, además el invierno se empieza a poner duro y el país entra en la tónica de diciembre.

Sin embargo, es muy probable que volvamos a oír de los chalecos amarillos porque son la expresión de algo muy profundo que está sucediendo en la sociedad francesa. Para entender el movimiento no sirven los análisis clásicos que se apoyan en las filiaciones partidistas e ideológicas, porque es espontáneo, libre y autodeterminado, no está ligado a ningún partido político, ni es fundamental dentro de sus banderas el tema de la raza y la inmigración y no tiene un programa nacionalista.

No es suficiente explicación, tampoco, la antipatía hacia Macron. Es cierto que el presidente francés perdió buena parte de su capital político tratando de impulsar reformas impopulares como el impuesto a los combustibles, el levantamiento parcial del impuesto a la solidaridad aplicado a las grandes fortunas y los cortes en los servicios públicos; sin embargo, aún a pesar de ello la violencia de las protestas resulta desmesurada.

La protesta nace de la pobreza de un grupo de franceses que no alcanzan a llegar a final de mes con lo que ganan. Esos ciudadanos desesperados desconfían de las instituciones sociales porque no sirven a sus propósitos, los partidos no les funcionan porque todo el sistema político está en crisis. Son ciudadanos que no se sienten representados ni por los partidos ni por los sindicatos.

Para algunos analistas como Blanchard, el prestigioso economista francés exdirector del FMI, la explicación de fondo se encuentra en la caída del muro de Berlín. Con el fin del comunismo desapareció un referente para muchos, que veían en el sistema de planeación centralizada una alternativa a la economía de mercado, que brindaba menos desigualdad e inseguridad. La mezcla pragmática de intervención de mercado y libre mercado, que surgió en Francia al caer el muro y como respuesta al nuevo orden político internacional funcionó mal que bien hasta que el crecimiento se esfumó con la crisis de 2007.

El intento de Macron de superar la dicotomía izquierda-derecha y de ocupar el centro político destrozó a los partidos tradicionales y no dejo como alternativa sino los extremos. La recuperación de la economía francesa después de la crisis ha resultado muy débil y esto, junto con un desbarajustado sistema político, ha sido el terreno propicio para las protestas, que representan nada más ni nada menos que el surgimiento de una peligrosa democracia directa, con una voz del pueblo que no tiene coherencia sobre su destino histórico. Esto precisamente es el principal temor: el de una furia desorganizada que pueda llevar al caos. Para Macron el golpe es duro de encajar y su proyecto modernizador está en riesgo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    KAREN UHLENBECK

    Matemática estadounidense. Primera mujer ganadora del premio Abel, considerado el Nobel de esta disciplina.

    $titulo

    HENRY CASTELLANOS GARZÓN

    Alias “Romaña”, de las Farc, no compareció ante la JEP a una citación que tenía el pasado miércoles.