Síguenos en:

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado

El guayacán de Otraparte

Por ERNESTO OCHOA moreno

ochoaernesto18@gmail.com

Relacionando a Fernando González con los árboles, como lo hicimos el miércoles pasado en la biblioteca del Centro Cultural Otraparte, recordé después un texto que escribí hace ya años y del que me atrevo a trascribir apartes en esta víspera de un nuevo aniversario de la muerte del maestro, acaecida el 16 de febrero de 1964.

Está (¿está todavía?), a la entrada de Otraparte, según se llega a Envigado viniendo de Medellín. Es un hermoso guayacán que revienta como un resplandor amarillo en el vértice del terreno donde surgirá el Parque Cultural que, integrado a la Casa Museo, construirá el municipio de Envigado para potenciar la labor de la Corporación Fernando González–Otraparte. (Todo esto es ya realidad).

Ahí está, como un monumento a la vitalidad, como un himno a la Presencia, junto a la ceiba Simona, todavía adolescente, nacida en el techo del templo de Santa Gertrudis de una semilla de las ceibas de la plaza —que tanto amaba el maestro— y que unos meses antes de morir sembró en este sitio Simón González Restrepo; que por eso se llama Simona.

Es muy probable que este guayacán lo haya sembrado el solitario de Otraparte. Revivo sus palabras al padre Ripol en la dedicatoria del Libro de los viajes o de las presencias: “No se dirá murió, sino lo recibió el silencio. Y no habrá duelos, sino la fiesta silenciosa, que es Silencio”. Es la sensación que me invade: una luminosidad silenciosa. Tal vez la eternidad sea eso: un inmenso guayacán amarillo florecido eternamente.

Contemplo, pues, al guayacán de Otraparte, que ilumina como un fanal de luz gualda este sueño hecho realidad que es el Centro Cultural Otraparte. Y recuerdo unos versos de un poema de Fernando González, escrito en 1935 y que apareció en el número 6 de Antioquia, la revista que en 1936 creó el escritor envigadeño para publicar sus escritos y que logró mantener por varios años contra viento y marea, entre odios y escándalos, pero enhiesta siempre su lucha por la verdad y la autenticidad. Se titula “A mi tumba”, en la línea de su poesía dura y densa, antípoda —según su propia expresión— de las versificaciones melifluas de la época, que incluye esta referencia a los guayacanes: “Son las luces, las sombras, los matices/ que hay en el camino para la estación,/ en donde los guayacanes hacen guiños/ a mi corazón”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas