The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 08 de enero de 2019

El peligroso ascenso del DIU como cura para la pobreza

Por CHRISTINE DEHLENDORF Y KELSEY HOLT

Cada vez más en el transcurso de la última década, las mujeres han comenzado a usar métodos anticonceptivos reversibles de acción prolongada, como dispositivos intrauterinos e implantes. Estos métodos de control de la natalidad son altamente efectivos en la prevención del embarazo, pero anteriormente no eran ampliamente accesibles debido a los altos costos y la falta de conocimiento entre los proveedores de atención médica. El aumento del acceso a estos métodos, para las mujeres que los quieren, es un signo de progreso.

Sin embargo, muchos investigadores, defensores y formuladores de políticas afirman que los DIU y los implantes pueden ser una herramienta nueva y poderosa para combatir la pobreza. Este tipo de lenguaje debería hacer sonar la alarma porque la idea de que limitar la reproducción de las mujeres puede curar los males de la sociedad tiene una larga y vergonzosa historia en los Estados Unidos.

Entre 1909 y 1979, aproximadamente 20.000 personas fueron esterilizadas involuntariamente en California, uno de los 33 estados donde la esterilización obligatoria en nombre de la eugenesia y el bienestar social era legal en el siglo XX.

Incluso en los últimos años, algunos jueces han ofrecido sentencias reducidas a los acusados que aceptan ser esterilizados o usar métodos anticonceptivos. Todo lo anterior son ejemplos en los que el estado trató de limitar la reproducción de los pobres, las personas de color y otros grupos, debido a la creencia de que hacerlo sería por el bien de la sociedad.

Hoy en día, esta antigua idea de que la reproducción es la culpable de los problemas sociales ha visto un resurgimiento en el entusiasmo actual en torno a la anticoncepción reversible de acción prolongada. Podemos ver los ecos de esta visión en la manera en que algunos políticos abogan por un mayor acceso al control de la natalidad como una herramienta para abordar la pobreza intergeneracional.

“¿Puede el DIU prevenir la pobreza, ahorrar a los contribuyentes miles de millones?”

Promover los DIU y los implantes es ciertamente menos grave que la eugenesia patrocinada por el Estado. Pero promoverlos desde una perspectiva de reducción de la pobreza aún se dirige a la reproducción de ciertas mujeres con base en una comprensión problemática y simplista de las causas de los males sociales.

Por supuesto, la anticoncepción es fundamental para el derecho humano de los individuos a controlar su reproducción y dar forma al curso de sus propias vidas. Pero existe un claro peligro al sugerir que acabar con la pobreza a nivel social es tan simple como insertar un dispositivo en un brazo o útero. Esta idea distrae de los factores estructurales, como la disponibilidad de servicios sociales y la discriminación racial, que determinan las oportunidades económicas. Proporcionar métodos anticonceptivos es fundamental porque es un componente central de la atención médica de la mujer, no porque crea que es una bala de plata para la pobreza.

Estas preocupaciones sobre la calidad de la atención de planificación familiar son particularmente importantes para las mujeres de color. Las investigaciones han demostrado que las mujeres negras tienen más probabilidades de sentirse presionadas para usar anticonceptivos. Cuando estudiamos asesoramiento sobre los DIU específicamente, encontramos que es más probable que los proveedores recomienden los DIU a las mujeres negras y latinas de bajos ingresos que a las mujeres blancas de bajos ingresos.

De hecho, las mujeres de color han liderado los esfuerzos para crear conciencia sobre los peligros de estos programas y definir los principios para la provisión respetuosa de estos métodos.

En cambio, las políticas y los programas relacionados con la planificación familiar deben mantener su enfoque donde corresponde: en cuanto a si se satisfacen las necesidades de las mujeres y se respetan sus preferencias para construir, o no construir, una familia

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    GOL 5.000 DEL CALI
    El defensa Rosero convirtió la noche del martes el gol N°. 5.000 de la historia del Cali en la liga profesional.

    $titulo

    DANIEL RENDÓN HERRERA

    Alias “don Mario”. Tras su extradición, fue condenado en Colombia a 20 años de prisión por homicidio.