<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 12 de noviembre de 2019

El problema de asesinato en México comienza en tiendas de armas de ee. uu.

Por Ioan Grillo

La bebé de siete meses Faith Marie Johnson sobrevivió horas sin comida ni agua en una camioneta llena de balas en el norte de México hasta que llegaron sus parientes. Había escapado milagrosamente de las balas que volaban a su alrededor. Su madre estaba entre las tres mujeres y seis niños asesinados el lunes cuando hombres armados tendieron una emboscada a sus autos después de que salieron de una comunidad mormona cercana. Otros cinco niños sobrevivieron a disparos en la espalda, la mandíbula, la pierna, la muñeca y el pecho. Los asesinados eran todos ciudadanos estadounidenses. El ataque provocó la indignación de y la Casa Blanca volvió a centrar la atención en la violencia al sur de la frontera.

Los fiscales mexicanos culparon por la masacre a los carteles, luchando una guerra territorial por las lucrativas rutas de contrabando de drogas a los Estados Unidos. Dijeron que las familias mormonas podrían haber sido atacadas en un caso de identidad equivocada. Los miembros de esa comunidad mormona también han sido francos contra el crimen, incluido Julian LeBarón, quien ayudó a rescatar a la bebé del automóvil. El Sr. LeBarón me pareció uno de los oradores más inspiradores en una serie de protestas contra la violencia que seguí por todo México en 2011. Pero la violencia solo ha empeorado desde entonces.

El presidente Trump respondió al ataque el lunes con una serie de tuits, llamando a los carteles “monstruos” y ofreciendo ayuda para derrotarlos. “¡Los carteles se han vuelto tan grandes y poderosos que a veces se necesita un ejército para derrotar a un ejército!”, Escribió. “Este es el momento para que México, con la ayuda de Estados Unidos, libre una GUERRA contra los carteles de la droga”.

El presidente tenía razón al decir que los carteles de la droga en México son inmensamente poderosos y realizan ataques monstruosos contra civiles, lo que ha provocado una catástrofe humanitaria aquí. Pero no dijo que Estados Unidos ya había estado ayudando a financiar una ofensiva militar mexicana contra los traficantes desde 2008 bajo un plan conocido como la Iniciativa Mérida. Y quizás más importante, no mencionó que los carteles siembran su terror con armas estadounidenses.

Entre 2007 y 2018, más de 150.000 armas de fuego fueron rastreadas desde criminales mexicanos hasta tiendas y fábricas de armas en los Estados Unidos. Se cree que muchas más aún están en manos de los carteles. El año pasado, se confirmó que el 70 por ciento de las armas que las fuerzas de seguridad mexicanas capturaron se fabricaron o vendieron en Estados Unidos.

Las armas incluyen miles de Kalashnikovs y AR-15, que los carteles pueden convertir en completamente automáticos, como explicó un experto en armas de fuego durante el juicio a Joaquín Guzmán, conocido como El Chapo, un capo de la droga mexicano que ahora se encuentra en una prisión federal de máxima seguridad en Colorado. También incluyen cientos de rifles de francotirador calibre .50, que disparan balas del tamaño de cuchillos que pueden cortar armadura. El 17 de octubre, los matones del cartel utilizaron este tipo de rifles para atacar a las tropas mexicanas después de que el hijo del Sr. Guzmán fuera arrestado en la ciudad de Culiacán; un video del ejército muestra la pierna de un soldado volada. En otra masacre el mes pasado, los gángsters dispararon balas calibre .50 en una emboscada que mató a 13 policías en el estado de Michoacán.

Estas armas se venden en tiendas de los Estados Unidos. Agentes del A.T.F. han atrapado a varias personas involucradas en el contrabando a México, incluida una pareja sentenciada el mes pasado en Tucson, Arizona.

Trump acordó combatir el tráfico de armas en una llamada con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el 19 de octubre, según funcionarios mexicanos. Pero si realmente quiere hacer eso, debe respaldar propuestas en el Congreso que tengan un amplio apoyo entre los estadounidenses. Estos incluyen la Ley de Verificación de Antecedentes Bipartidista, un proyecto de ley que cerraría un vacío legal que permite a los traficantes obtener armas, que la Cámara aprobó en febrero pero en el Senado se ha estancado. Una encuesta publicada en julio encontró que el 89 por ciento de los encuestados respalda la verificación de antecedentes obligatoria para la compra de armas.

Trump tiene razón cuando dice que los carteles son una amenaza sedienta de sangre que se puede comparar con un ejército. Pero para actuar sobre eso, necesita reducir el canal de hierro de metal que los hace tan formidables. Ese poder está en sus manos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

AMÉRICA DE CALI
Tras 11 años, el equipo caleño, llamado La Mechita, vuelve a ser rey del fútbol profesional colombiano.

$titulo

ÉDGAR PÉREZ, ALIAS “EL OSO”
Señalado jefe de banda Niquía Camacol, festejaba el domingo. Hubo asonada para que no fuera preso.