<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Anacristina Aristizábal Uribe
Columnista

Anacristina Aristizábal Uribe

Publicado el 16 de julio de 2019

El rector en Niquitao

¿Qué es la inclusión? Es, por ejemplo, tener en un salón de clase o en un colegio, estudiantes invidentes, trans, deportistas de selección nacional, afrocolombianos, indígenas, con enfermad terminal, con alguna adicción, población LGBTI, desplazados, reinsertados, chicas gestantes y estudiantes pilosos que son mejores pruebas Saber Pro. Y darles las herramientas y las oportunidades para que ninguno se sienta discriminado o excluido y pueda empezar y sostener, en la educación, su proyecto de vida.

Es lo que hace Elkin Ramiro Osorio Velásquez, de 57 años, rector de la I.E. Héctor Abad Gómez en las dos sedes: de la Placita de Flórez y de Niquitao. Tiene 3.000 estudiantes con todas esas características, incluidos, en este momento, poco más de 430 venezolanos. Es sociólogo y en el 2013, cuando la institución atravesaba la peor crisis después de la renuncia del rector, el coordinador y 18 profesores, él pidió a la Secretaría de Educación de Medellín “que lo mandara” para allá. “No es fácil”, asegura, y le creo. La Secretaría le otorgó el pasado 6 de junio una medalla a la Valentía Ciudad de Medellín.

Está liderando el que puede ser el proyecto educativo más incluyente de la ciudad. Pide a la Secretaría que le envíe maestros que no se mareen cuando en el salón de clase se encuentre con, literalmente, todo tipo de culturas, visiones, personas, comportamientos. No trata de uniformar a nadie, solo se propone que la gente pueda encaminar la vida entrando al sistema educativo. Ofrece jornadas que le sirvan a “todo el mundo” desde las 6 a. m. hasta las 10 p. m. y los sábados de 7 a. m. a 5 p. m. Para él, no hay un solo motivo para negarle el cupo a alguien. ¿Que va a hacer sexto por cuarta vez? “No importa”, para estos se inventó el programa “Caminar en secundaria”, y que puedan hacer el bachillerato en tres años. Como tiene estudiantes indígenas, logró que le asignaran profesores que den clases en embera y en español. También logró que le contrataran un tiflólogo para que los estudiantes invidentes se sientan incluidos. Afirma que la Secretaría de Educación tiene “alta escucha” para sus iniciativas y apoya sus sugerencias.

Para él la inclusión no es un discurso, es una realidad y mueve el cielo y la tierra para que sus estudiantes la sientan. ¿Ya ven por qué no fracasa Medellín?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CAMPEONES CLÁSICO

Ayer fue la premiación de los campeones de todas las categorías del Clásico EL COLOMBIANO.

$titulo

CHARCOS MORTALES

Apropiaciones de aguas, incumplimiento de normas o alicoramiento, generan ahogamientos y tragedias.