<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ricardo Mejía Cano
Columnista

Ricardo Mejía Cano

Publicado el 21 de diciembre de 2020

El socialismo de Hershey

El enfrentamiento de dos mentes brillantes, Edison y Tesla, terminó con el triunfo del segundo, al ganarse el contrato de iluminación de la Feria Universal de Chicago, inaugurada en 1892, en celebración de los 400 años del descubrimiento de América. Fue la feria de la ciencia y la innovación.

El mundo pasaba de una economía agrícola a una industrial. Hubo cambios en todos los aspectos, inclusive en los alimenticios. El chocolate, que hasta el momento había sido degustado exclusivamente por la realeza y las clases altas europeas, con las nuevas formulaciones y técnicas de manufactura, mejoró en calidad y precio.

Nuestro héroe, quien ya había viajado a Inglaterra y degustado allí el chocolate, fue uno de los 26 millones de visitantes de la famosa feria. Conocido como el “Rey del Caramelo”, al visitar el stand del chocolate tuvo una “visión”: el consumo de chocolate desplazaría al caramelo. Sin saber de su fabricación, sin una fórmula, compró la línea más completa y sofisticada de producción de chocolate allí exhibida.

Después de muchos ensayos desarrolló fórmulas para la producción de extractos y coberturas de chocolate para panaderos y pasteleros, caramelos con chocolate y otros productos. Con la fórmula del chocolate de leche tipo suizo, que era el de mejor calidad y sabor, no lograba dar.

Mientras estaba en esos desarrollos su mayor competidor le ofreció compra por la fábrica de caramelos. Convencido que el futuro estaba en el chocolate, vendió su compañía.

Su nueva “visión” era bastante compleja: aún sin la fórmula del chocolate, haría una nueva fábrica y una ciudad alrededor. Aplicando el capitalismo puro y franco, desafiaría las tesis de Marx y Lenin. Buscaría la utopía del bienestar colectivo, compitiendo en un mercado abierto y capitalista

Compró 600 hectáreas de tierra, no lejos del lugar donde había nacido, contrató arquitectos, ingenieros y trabajadores y empezó a construir la nueva fábrica y la ciudad donde vivirían todos los colaboradores. Construyó carreteras, tranvías, colegios, supermercados, parques, hoteles y dotó la nueva ciudad de lo necesario para garantizarle la mejor calidad de vida de todo el país. También dejó espacio para poner ganaderías de leche, que le suministraran el preciado líquido.

Poco antes de terminar la fábrica dio con la anhelada fórmula del chocolate de leche. Los Besos de Chocolate Hershey a 5 centavos y los demás productos hicieron que la ciudad Hershey y su fábrica se convirtieran en punto de admiración y peregrinaje en todo el este de los EE.UU. Sus trabajadores vivían en condiciones excepcionales de salud, bien pagados, en ambientes seguros y en casas con un confort que muchos envidiaban. Aun hoy, más de 100 años después de fundada, la ciudad Hershey en Pensilvania sigue siendo un lugar privilegiado y gran atracción turística.

Pero la insatisfacción y deseos de protestar son parte del ser humano. El sindicato socialista Trabajadores Industriales del Mundo convenció a un grupo de colegas en Hershey que se les trataba como máquinas y que deberían tener voz en el direccionamiento de la compañía. En 1937 el mencionado grupo promovió la primera huelga. Forzaron un paro completo en producción. Al ver los ganaderos que su leche no era recogida y los comerciantes de la ciudad verse afectados por el paro, nunca sabremos si por iniciativa propia o como decían los revoltosos azuzados por el Sr. Hershey, se fueron a la fábrica y sacaron a los trabajadores que promovían el paro. Rápidamente se reanudó la producción.

Por la manera como puso el chocolate al alcance de todos, Hershey fue un socialista. Pero el pulso más duro con la izquierda sería parte del legado en Cuba. Detalles en el próximo artículo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas