<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 18 de febrero de 2020

Estados Unidos de Izquierda

A sus 78 años, y con más de medio siglo de servicio público, el demócrata Bernie Sanders está en el pico de su vida política. El autoproclamado socialista, quien prometió escorar su partido hacia la izquierda, lo está logrando y, además, en un golpe de autoridad y con solo dos primarias superadas, es ya el nuevo favorito para enfrentarse a Donald Trump en las generales de noviembre. Faltan aún muchos votos por emitir, muchos estados por conquistar y unos cuantos debates para sortear, pero Bernie empieza a ver a sus contrincantes por el retrovisor. A todos, incluido el hasta ahora preferido de las encuestas, el vicepresidente de Obama, Joe Biden.

Frente a la desgracia que significa la presidencia de Donald Trump -con su racismo, su intolerancia e ilegalidad impune- un porcentaje importante de los estadounidenses quieren un viraje radical y en ese deseo moderados como Biden o el sorprendente joven Pete Buttigieg tienen grandes dificultades para venderse. Sanders, por el contrario, con una increíble reivindicación de los derechos sociales y a pesar de una etiqueta de izquierda que en el centro del capitalismo aparentaba ser fatal, logró remar una vez más una candidatura sólida y entusiasta.

Más allá del buen resultado en las primarias de Iowa y New Hampshire, lo que le dio un impulso sorprendente a la candidatura del senador por Vermont, es el decepcionante resultado de sus contrincantes más fuertes. Biden y Elizabeth Warren aún no despegan y no logran ni si quiera entrar en el podio de las primeras votaciones. La juventud lo tiene como candidato y el voto de opinión también se inclina a él.

Como era de esperarse, la batería de ataques ya empezó. Desde la Casa Blanca, con un presidente grosero y temeroso, pero también desde el Partido Demócrata con las amenazas típicas de aquellos que ven cómo se difuminan las posibilidades del establishment.

Los insultos se venden con el camuflaje más obvio, el del temor, el de la satanización de la izquierda y la equiparación de sus propuestas a la demagogia. Y aumentarán con el paso de las semanas y de las nuevas votaciones. El sábado serán las de Nevada y luego, el 3 de marzo, el famoso supermartes de 14 estados. Ahí la carrera podrá tomar un rumbo definitivo y se escucharán más agresiones. Serán los temblores que anteceden la llegada de un cambio profundo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CONCURSOS LITERARIOS

Varias editoriales tuvieron la iniciativa de invitar a premios de cuento. Creatividad en medio de la crisis.

$titulo

ADULTO MAYOR INDISCIPLINADO

Un señor de 79 años violó en tres ocasiones la cuarentena en Venecia, Antioquia. Fue detenido.