<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Rafael Nieto Loaiza
Columnista

Rafael Nieto Loaiza

Publicado el 27 de septiembre de 2022

Falaz discurso en la ONU

Más de treinta años luchando contra las mafias y contra el estigma de ser un país de narcos desechados como bazofia, en un discurso arrogante y plagado de falacias.

Olvida que es la siembra de coca con propósitos comerciales la que ha impulsado la deforestación de centenares de miles de hectáreas, que la coca están invadiendo los parques nacionales y que son los insumos para producir cocaína los que envenenan los ríos.

Petro asume que es el glifosato contra la coca lo que amenaza la Amazonía. El 2021 en Colombia se importaron 13 millones de litros de ese herbicida y de ellos solo 480 mil, el 3,7 %, se usaron contra la coca. Todo lo demás se usa en cultivos lícitos.

Dirán que la Iarc clasificó el glifosato en la lista 2A, como “probablemente cancerígeno”, y que por esa razón había que prohibir la aspersión aérea del glifosato contra la coca. En esa misma lista están las carnes rojas, el mate y el café. Evidencia clara del hipócrita discurso contra el glifosato.

Claro que hay que proteger el medioambiente y la Amazonía. Pero lo que mata la selva es la coca y la producción de cocaína, no su combate.

Dijo Petro que los campesinos no tienen más que coca para cultivar. Falso. Nuestros agricultores empezaron con la coca a principios de los años 90, cuando los narcos promovieron su cultivo. Y hoy menos del 3 % de los once millones de habitantes de las zonas rurales se dedica a la coca.

Petro evade las centenares de miles de muertes que ha traído la cocaína por la violencia asociada a su producción, en las áreas rurales, y al mercado de consumidores, en las ciudades. Lo peor de la cocaína son el terrorismo y la violencia política que se alimenta de sus recursos.

Se suma Petro a quienes sostienen que la lucha contra el narcotráfico fracasó y que se debe legalizar la cocaína. Es como concluir que porque se siguen cometiendo homicidios o hurtos hay que legalizar el asesinato y el robo.

Tampoco es verdad que la lucha contra la cocaína se estuviera perdiendo. El primer reporte de Simci, del 2001, mostraba 137.000 hectáreas en Colombia. Para el 2013 teníamos solo 48.000 hectáreas de coca y se producían 290 toneladas de cocaína. El descenso se frenó con la firma en 2014 del componente de narcotráfico con las Farc. Desde entonces los narcocultivos y la producción de cocaína se dispararon. Hoy tenemos tres veces más narcocultivos y se producen 4,5 veces más cocaína. Lo que ha fracasado no es la guerra contra las drogas en general. Es el “histórico nuevo enfoque” lo que ha resultado un desastre.

El discurso de Petro lo ratifica: vamos camino a la narcocracia 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas