<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ramiro Velásquez Gómez
Columnista

Ramiro Velásquez Gómez

Publicado el 14 de enero de 2022

Hay que aceptarlo: covid-19 no se irá

¿Qué sigue en esta montaña rusa del covid-19? Cuando se cree que el virus tambalea aparece una variante, otra y no se sabe cuántas más vendrán. Se conoce, con cierta seguridad, que la inmunidad de las vacunas y los contagiados pierde potencia. Así es imposible erradicar la enfermedad. Hasta la tercera dosis pierde efectividad en pocas semanas, dicen nuevos análisis.

Llama la atención que en Estados Unidos seis conocidos expertos (investigadores), exasesores de Biden, le pidieron cambiar de estrategia. En The Journal of the American Medical Association le sugirieron aceptar que vivir con el virus es el nuevo normal y que se olvide de erradicarlo.

Reconocer que SARS-CoV-2 es uno más de tantos virus respiratorios circulando y las medidas deberían encaminarse a que el daño sea menor. Se debería trazar una estrategia para convivir con covid que reduzca sus efectos en la población y el sistema de salud.

Hasta ahora se combate con vacunas. Una, dos dosis. Luego se vio la necesidad del refuerzo, pero será imposible un refuerzo semestral, según científicos en The New York Times.

El nuevo normal, escribieron los exasesores, es vivir con covid-19. Ómicron llegó para recordarlo, restregárnoslo en el rostro: contagia más, incluso a vacunados, que padecen casos menos severos y requieren muchísima menos hospitalización. ¿Hasta cuándo y cómo frente a nuevas variantes?

Los vaticinios sobre el virus fallaron. El camino es oscuro. ¿Cuáles deberían ser las medidas entonces? Aceptar ese nuevo normal y mantener condiciones de higiene, que muchos desestiman ya (mascarilla, distancia física, lavado de manos, ventilación), pues la vacunación continua o una vacuna para cada variante no parecen ser salidas hoy. Y no llegan medicinas eficaces y baratas.

Se redujo el aislamiento y se pide que todos se vacunen (muchos no lo harán y a millones no les llegan las vacunas); así todos lo hicieran, ómicron persistirá, hasta que “se canse”. U otra variante. Hoy no hay cómo exterminarlo, hay que aceptarlo. Por eso urge una estrategia que aminore daños (Colombia erróneamente eligió no contar infectados y reducir pruebas, contrario a muchos países).

Como escribió la exasesora de Biden, Luciana Borio, “desde una macroperspectiva, se siente como si siempre estuviéramos peleando con la crisis de ayer y no necesariamente pensando qué necesitamos hacer hoy para prepararnos para lo que viene”.

Para pensar: estudios del científico Jesse Bloom con otro virus, 229E, dice Nature, revelan que siempre evolucionó para evadir la inmunidad. Si este es el caso del SARS-CoV-2, como parece, el juego continuará.

Maullido: qué nivel tan bajo el de revocantes y los amigos del posible revocado 

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas