<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 18 de noviembre de 2019

¿Israel necesita una crisis para ponerle fin a su crisis?

Por SHMUEL ROSNER

Las familias israelíes saben cómo lidiar con los ataques con cohetes desde Gaza, así que cuando el lunes por la mañana la radio nos alertó de que Israel había asesinado a un comandante de la Jihad Islámica en Gaza, el resto del día siguió de acuerdo con el guion: los cohetes volaron, los misiles Iron Dome los interceptaron, se cancelaron las escuelas, se abrieron refugios, se reunió el gabinete, los políticos aparecieron en conferencias de prensa con caras sombrías para expresar amenazas.

En medio de todo esto, apareció un pensamiento travieso: ¿deberíamos, por supuesto mientras bombardeamos de regreso, agradecer a la Jihad Islámica por los 400 cohetes? ¿Los extremistas en Gaza finalmente le habían dado a Israel una salida muy necesaria de su crisis?

La crisis a la que me refiero aquí es política. Durante más de un año, la política de Israel se ha estancado y estamos atrapados sin un gobierno que funcione. A pesar de dos elecciones, ningún partido parece capaz de formar un gobierno. Incluso podríamos tener que votar por tercera vez, y los resultados podrían ser los mismos una vez más. ¿Podría una situación de seguridad peligrosa ser lo que se necesita para que nuestros políticos vuelvan a sus cabales?

Hace treinta y cinco años, cuando los dos partidos principales de Israel no podían formar una coalición, el presidente, cuyo papel es principalmente ceremonial, decidió tomar medidas. En 1984, el presidente Chaim Herzog dijo: “Existe la sensación de que estamos en vísperas de un desastre y que se debe hacer algo ... es más fácil tomar las medidas urgentes requeridas por un gobierno lo más amplio posible”. Sus súplicas y su persuasión funcionaron. Los partidos Likud y Laborista trabajaron juntos desde 1984 hasta 1990. “Se acerca un desastre”. Esa era la clave entonces y, con un poco de ayuda de la Jihad Islámica, podría ser la clave ahora. Israel, después de un año de desorden político sin fin a la vista, puede necesitar un desastre, o al menos la posibilidad de uno, para rejuvenecer el impulso de un gobierno estable. Es eso o más elecciones.

¿Cómo llegamos aquí? La versión muy corta es esta: el sistema parlamentario de Israel requiere una coalición de 61 miembros para apoyar un gobierno estable. Pero ningún líder, ni el primer ministro Benjamin Netanyahu del Likud ni su principal rival, Benny Gantz, de Blue and White, pueden obtener el apoyo de ese número. El último gobierno en funcionamiento se disolvió en diciembre, se celebraron elecciones en abril y, nuevamente, en septiembre, y aún no hubo cambios. Una complicada red de compromisos políticos, rivalidades, boicots y demandas hace imposible formar una mayoría. La charla sobre una inminente tercera elección ha pasado de broma a certeza cercana.

La solución obvia es un gobierno de unidad dirigido por los dos partidos principales. El presidente Reuven Rivlin trató de incitar a los líderes a tomar esa ruta: “Estamos enfrentando un momento de crisis”, dijo en octubre, haciendo eco del presidente Herzog en 1984.

Aparentemente, los políticos no estaban convencidos. Tal vez “crisis” no se siente tan urgente como “desastre” en 1984. O tal vez no se trata de palabras sino de realidad.

Israel tuvo su buena cantidad de gobiernos de unidad, y en general funcionaban mejor cuando efectivamente había una crisis. El primer gobierno de unidad se formó en la víspera de la guerra de 1967. Era necesario calmar a un público ansioso. Cuando terminó la guerra, un segundo gobierno de unidad no duró. La crisis había terminado y, con ella, la sensación de urgencia. El “desastre” del Sr. Herzog fue de hecho un desastre. En 1984, Israel estaba en guerra en el Líbano y enfrentaba una grave crisis económica. Algo tenía que hacerse. Fue: el gobierno de unidad controló la inflación, retiró a Israel de casi todo el Líbano y sirvió hasta las elecciones de 1988. Cuando se formó nuevamente un gobierno de unidad después de esas elecciones, sin la sensación de crisis, duró solo dos años.

La unidad volvió a funcionar cuando una ola de terrorismo palestino azotó a Israel a principios de la década de 2000 y cuando el primer ministro Ariel Sharon emprendió su retirada polémica de Gaza en 2005. Se formó y funcionó cuando los políticos y el público tenían un sentido de urgencia y crisis.

La mayoría de los observadores probablemente estarían de acuerdo en que la situación política actual de Israel es digna de la palabra “crisis”. Y, sin embargo, los políticos se niegan obstinadamente a reconocer su gravedad y cambiar el rumbo.

La triste verdad es que no son solo los políticos los que no reconocen la gravedad de la situación política. También es el público, que por un lado dice que quiere una coalición de unidad, pero al mismo tiempo deja en claro que por unidad significa unidad sin compromiso.

Es decir, a menos que algo obligue a todos a dejar a un lado sus diferencias por el bien del país. ¿Serán suficientes 400 cohetes?

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

AMÉRICA DE CALI
Tras 11 años, el equipo caleño, llamado La Mechita, vuelve a ser rey del fútbol profesional colombiano.

$titulo

ÉDGAR PÉREZ, ALIAS “EL OSO”
Señalado jefe de banda Niquía Camacol, festejaba el domingo. Hubo asonada para que no fuera preso.