<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 23 de julio de 2019

La culpa no es de la lluvia

Por MAriana Ortiz Montoya

Universidad Nacional - Sede Medellín
Arquitectura-Construcción, semestre 6
maortizmo@unal.edu.co

Colombia es catalogado como el país más lluvioso del planeta, con una precipitación promedio de 3.240 milímetros anuales de lluvia, agua que las personas temen al ver como la culpable de tantas tragedias ambientales.

Este país lluvioso está en un constante desarrollo y crecimiento urbano, lo que demanda cada día más la construcción de viviendas e infraestructura. Estas obras se deben planear y diseñar de acuerdo con las condiciones geológicas y geográficas de la región. Como ciudadanos damos nuestra confianza al Estado en la realización de obras públicas que construyen con nuestros impuestos. Sin embargo, estas obras duran poco: los puentes caen, las calles se hunden y las laderas se deslizan derrumbando viviendas. Todo se intensifica si llega la lluvia, pero ¿por qué la culpa es de la lluvia si esta siempre ha estado ahí? Nosotros somos los nuevos en llegar, y somos los que debemos adaptarnos a las condiciones que la naturaleza fija.

Las declaraciones de los responsables de una obra cuando esta no funciona se excusan en algo tan natural como la lluvia, pero se debería reconocer que las construcciones fracasan es por la falta de profesionalismo y por intereses económicos que solucionan con corrupción. ¿Cuántas veces reconstruyen las obras en nuestro país? Colombia tiene gran déficit económico. No se puede dar el lujo de desperdiciar tanto dinero público en algo disfuncional. Los proyectos se deben diseñar y realizar bien desde su primera ejecución, no en la segunda o tercera vez en realizarse.

Son muchas personas que viven en riesgo en sus propios hogares, con miedo de que un día la lluvia arrase con todo lo que tienen o con su propia vida. Por esta razón, el Estado debe invertir en planificación para la prevención y mitigación de riesgos. Esto lleva a cuestionarse si los planes, estatutos, leyes y todos los criterios de urbanización del gobierno están enfocados en proteger a los ciudadanos, o si en realidad crean planes de ordenamiento territorial en los que participan grandes empresas constructoras para beneficiar sus intereses.

¿La lluvia es la culpable? ¿Quién nos asegura la correcta praxis a la hora de diseñar, aprobar y ejecutar obras públicas?.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

CAMPEONES CLÁSICO

Ayer fue la premiación de los campeones de todas las categorías del Clásico EL COLOMBIANO.

$titulo

CHARCOS MORTALES

Apropiaciones de aguas, incumplimiento de normas o alicoramiento, generan ahogamientos y tragedias.