<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
P. Hernando Uribe
Columnista

P. Hernando Uribe

Publicado el 19 de marzo de 2021

La gloria

Jesús nació en Belén. En ese lugar había unos pastores que cuidaban sus rebaños durante la noche, y “la gloria del Señor los envolvió en su luz”, y apareció una legión de ángeles en el cielo que cantaban: “Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor” (Lc. 2,14). Desde entonces los cristianos cantamos y recitamos el Gloria con toda el alma.

Cuando oramos, solemos terminar nuestra oración diciendo: “Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo”. Dar gloria a Dios es la máxima expresión de la grandeza humana, pues la gloria es el homenaje que se rinden mutuamente Padre e Hijo, y así, dar gloria a Dios es alimentar la esperanza “de participar en la gloriosa liberación de los hijos de Dios” (Romanos 8, 21).

Gloria significa peso, esplendor, majestad. Dar gloria a alguien es hacerle un gran honor, acción que enorgullece a uno y otro. San Ireneo (130-202) escribió una frase lapidaria: “La gloria de Dios es el hombre viviente”. Y así, cuanto más me cultivo, más resplandece la gloria de Dios en mí, pues la gloria es la manifestación externa de la majestad divina. Toda acción buena que yo realizo, manifiesta la gloria de Dios en mí.

En la Biblia, la gloria de Dios consiste en salvar a su pueblo, y se manifiesta en intervenciones deslumbrantes, como la lluvia, uno de los fenómenos más expresivos de la gloria divina. Jesús es la lluvia por excelencia que todo lo fecunda. Él es, con razón, “el resplandor de la gloria del Padre” (Hebreos 1,3).

Un día Jesús oró así: “Padre, glorifica tu Nombre”. Y se oyó una voz del cielo: “Lo he glorificado y volveré a glorificarlo”. Quienes estaban presentes decían “que había sido un trueno”, y otros decían: “le ha hablado un ángel”. Cada orante tiene su modo de escuchar a Jesús, unos, como un trueno, y otros, como un ángel, según su modo de vivir, pues Jesús, la gloria de Dios, todo lo sabe.

El amor es el secreto de la gloria. Dios me glorifica a mí amándome, y yo lo glorifico a Él amándolo. Y así acontece en toda relación humana. El padre y la madre glorifican a sus hijos amándolos, y viceversa. Cuanto más lo amo, más glorifico a quien amo.

La “gloria inmarcesible” que cantamos los colombianos es en realidad el Creador, aquel a quien podemos y debemos volver los ojos en esta pandemia, con la seguridad de encontrar que Él puede saciar en todas sus formas nuestro más profundo anhelo de infinito

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas