<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 21 de octubre de 2019

La lección que la historia enseña es trágica

Por Robert Zaretsky
redaccion@elcolombiano.com.co

Desde la elección de Donald Trump, comentaristas han rebuscado en el pasado para tratar de encontrarle sentido al presente y hacer predicciones para el futuro. Están preocupados, en una palabra, por el precedente. En el centro de cualquier precedente está la creencia de que una vez reconocido, se puede tomar acción. Un precedente histórico ofrece no sólo un patrón sino una promesa. Nos asegura una regla, dado lo que ha precedido, así es cómo debemos proceder, y nos asegura una promesa: si actuamos correctamente, estaremos aquí para actuar de nuevo.

El escritor ateniense Tucídides es a menudo considerado el padre de la historia científica u objetiva, el tipo de historia, en otras palabras, preñada de precedentes. Los estudiosos modernos han descrito el relato de Tucídides de la Guerra del Peloponeso entre Atenas y Esparta, que duró décadas, hacia fines del siglo V a.C. -una lucha que en última instancia significó el declive y la caída de ambas ciudades-estado- como modelo de realismo. Tucídides no solo lo dijo como era, sino que su narración también sirvió como modelo para nuestro propio tiempo.

La relevancia de Tucídides parecía grande a la llegada de la Guerra Fría. ¿Qué mejor reflejo del conflicto entre EE.UU. y la Unión Soviética que el de Atenas y Esparta? En una esquina, una sociedad marítima y abierta; y en la otra, una sociedad sin litoral y cerrada. En 1947, el secretario de Estado George Marshall afirmó que la historia de Tucídides ofrecía los medios para pensar “con plena sabiduría y profundas convicciones” sobre los asuntos actuales. Medio siglo después, el teórico político Graham Allison argumentó en un artículo que todavía vivimos en un mundo según Tucídides, pero con China ahora asumiendo el papel de Rusia comunista.

Dos décadas más tarde, en su libro de 2017 “Destinado para la guerra: ¿Pueden EE.UU. y China escapar de la trampa de Tucídides?”, Allison afirma que el historiador griego proporciona una regla intemporal: que la guerra es más probable cuando una potencia en ascenso desafía a una establecida. Por lo tanto, Allison parece sugerir la existencia de leyes aparentemente inmutables, reveladas por primera vez por Tucídides, que, igual que las de Newton para la materia física, rigen las relaciones entre las grandes potencias, independiente del lugar y el tiempo.

¿Es posible que la verdadera trampa, sin embargo, sea la suposición aún incuestionable de que Tucídides era un realista político? Considere la historia que Tucídides escribe sobre la Guerra del Peloponeso, una que insiste fue aún más trascendental que las guerras persas. Tucídides no explica esta afirmación aparente escandalosa porque no tiene que hacerlo: como sus lectores entendieron, esta nueva guerra no enfrentó a Grecia contra un enemigo extranjero, sino a los griegos contra los griegos. Con su rápido rastreo del ascenso de Atenas de polis atrasada a potencia creciente, el historiador no sólo subraya el miedo casi repentino que supera a Esparta, sino que también revela las trágicas implicaciones del choque en desarrollo.

En su explicación de los discursos celebrados de la obra, Tucídides nos dice que cuando no podía decir con certeza lo que dijeron los oradores, les hizo decir lo que deberían haber dicho. No lo hacen como figuras de acciones que ofrecen ideas sobre la teoría de juegos, sino como individuos de carne y hueso, en su mayoría ciegos a las consecuencias de sus acciones. Detrás de los intensos debates y decisiones, no escuchamos los movimientos apagados de un juego de ajedrez, sino las muelas de la necesidad y el enemigo. El primero, como declara el héroe de Esquilo “Prometheus Bound”, es invencible. Esto último, como lo entendía cualquier tragedia o historiador griego que valiera la pena, era ineludible.

Si bien abundan los paralelos entre ahora y entonces, las lecciones son menos abundantes. Al final, la historia de Tucídides no nos instruye sobre cómo explotar o evitar ciertas situaciones, sino que infunde la simple verdad de que, dada nuestra naturaleza, siempre habrá situaciones que no podemos evitar y, si intentamos explotar, habrá consecuencias imprevistas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

JOSÉ ALEJANDRO CORTÉS
El destacado empresario recibió del presidente Iván Duque la Cruz de Boyacá, por su impecable trayectoria.

$titulo

HUGO “EL POLLO” CARVAJAL
Exgeneral venezolano. Justicia de España autorizó su extradición hacia EE.UU. pero le perdieron el rastro.