<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Beatriz de Majo
Columnista

Beatriz de Majo

Publicado el 24 de noviembre de 2021

La pantomima del boicot olímpico

En la agenda chino-americana hay un ahíto que pudiera de nuevo agregar amargor a las relaciones bilaterales. Se trata de un eventual apoyo norteamericano al boicot que se viene proponiendo por parte de terceros a los Juegos Olímpicos de Invierno que tendrán lugar bajo la batuta del jefe del Estado chino. Este se ha pronunciado ya en repetidas ocasiones en torno a la inconveniencia de tal sabotaje.

Mezclar este evento deportivo con temas relacionados con los derechos humanos no ha sido una iniciativa estadounidense, pero, apenas se inauguró la presidencia del mandatario demócrata, sus asesores hicieron saber que era preciso considerar esta opción. Desde hace pocas semanas el boicot se ha convertido en el caballo de batalla de la coalición de uigures, tibetanos y residentes de Hong Kong, tiñendo con colores políticos un tema que el mundo deportivo desearía mantener ajeno a estos avatares.

Lo que primero deberían plantearse los adalides de los derechos humanos en el mundo es si realmente esta asociación del deporte con la observación de los derechos humanos tiene razón de ser y si no es más que un subterfugio nuevo para atacar esta vez a China como fue atacado Hitler en la ocasión de lo que se llamaron las “Olimpiadas Nazis” en 1936, que tampoco lograron nada de significación. Tal como señala un estudio analítico de Open Global Rights, la penalización mundial de prácticas reiteradas de violaciones de los derechos humanos de algunos gobiernos a través de la obstrucción de grandes competencias deportivas es una historia de traspiés y de fracasos. Una cantidad de intentos puestos en marcha a lo largo de la Historia nunca se han coronado con éxito.

Se trata de dos cosas sin relación entre ellas, pero una vez que el tema ya se politizó, como es el caso, no puede ser visto sino bajo ese ángulo y huelga cualquier otra consideración. Es preciso, sin embargo, llamar la atención sobre el hecho de que ante la necesidad de mantener vientos positivos entre las dos grandes potencias, los mismos norteamericanos a esta hora ya están mirando el asunto con una óptica diferente. En aras de no inflamar más la relación bilateral entre Washington y Pekín el gobierno americano le está quitando decibeles al poderoso impasse. En sus inicios, quienes apoyaban el boicot total quebraban lanzas por que el mismo fuera realmente erosivo del prestigio que asociaría a Xi Jinping a los juegos. A raíz del reciente encuentro de los dos jefes de gobierno, donde ambos blandieron la bandera blanca de la paz, el tenor de las sanciones ha evolucionado y, para este instante, lo que el equipo de Biden posiblemente apruebe sea una suerte de boicot limitado —“boicot diplomático” lo llaman—, que se diferencia notablemente del que fue propuesto por los apasionados.

Mientras la propuesta original propugnaba una competencia deportiva “sin atletas norteamericanos, sin personalidades ni funcionarios gubernamentales, sin patrocinantes oficiales, sin público norteamericano y sin transmisión televisiva o digital de los juegos, ha aterrizado, en los días pasados, en una posición mucho más contemporizadora. Hoy por hoy lo que aprobarían las autoridades estadounidenses —tanto del lado demócrata como del republicano— es una especie de boicot light”.

Ya no se trata de impedir o invalidar la contienda prohibiendo a los atletas norteamericanos de participar. Solo los representantes de la administración norteamericana estarían ausentes por decisión de Washington, pero todo lo demás no estaría impedido de asociarse con la magna cita del deporte. Claro que el boicot se declararía con pompa y solemnidad, de manera de intentar rescatar para los Estados Unidos la autoridad moral que consideran tener en materia de democracia y de derechos humanos

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas