<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Anacristina Aristizábal Uribe
Columnista

Anacristina Aristizábal Uribe

Publicado el 30 de julio de 2019

La sonrisa amarilla

Los medios se inundan con la sonrisa amarilla de Egan. Un paliativo en medio del dolor de las dramáticas noticias de primera plana: la matanza continua de líderes sociales, el escándalo de corrupción de la IV Brigada del Ejército en Medellín, el min Trabajo diciendo que no sabe por qué el desempleo está tan alto y que el gobierno no sabe qué hacer frente a ello (!), Uribe proponiendo más pauperización del trabajo: por horas y por días, el ‘paguito’ que tendremos que hacer a Odebrecht de más de 1 billón de pesos con dineros públicos. En medio de un país desbaratado por gentes expertas en causar angustia y dolor, los deportistas (colombianos de bien), entregan a la gente alegrías y orgullos.

¿Cómo convencer a los jóvenes que con gran ilusión se inscribieron en diversas listas políticas para aspirar a cargos por votación popular, que ellos no pueden continuar con las mañas y corruptelas que tienen a este país al borde del abismo? ¿Que cuando sientan en sus manos el poder del poder, no lo “aprovechen” como “su cuarto de hora” para enriquecerse, desangrando al país? ¿Que no se aprovechen de la ignorancia de la gente o de las asquerosas prácticas clientelistas? Pero lo más difícil no es eso; lo más difícil es que ellos, si llegan a donde aspiran, que generalmente llegan con un corazón sano y honesta disposición de servir, aprendan rápidamente a sortear el veneno permanente que les lanzarán las víboras que han hecho de la función pública, su nido y su casa.

¿Y por qué conecto lo uno con lo otro? Porque mientras los politiqueros de oficio y voto popular ocupan cargos de servicio público (aunque realmente muy pocos entienden qué significa la palabra servir) y se les va el trabajo más en deshacer que en hacer, los colombianos desde abajo, y con muy poco apoyo gubernamental (por no decir nada), son los únicos que logran, en tiempos de afugias, rociarnos la vida con un toque de esperanza por un país mejor.

Si los colombianos de a pie son capaces de hacer lo que hacen sin apoyo gubernamental, ¿qué no harían con buenos gobernantes y dirigentes políticos? ¿Gente que de verdad entienda la política como el arte de servir a la gente? ¿Con servidores públicos que le metieran al deporte, al arte y a la cultura plata sin hambre, como se la meten a la guerra?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

DUVÁN ZAPATA Y LUIS MURIEL
Los delanteros de la Selección Colombia son sensación en Italia, donde marcan goles con Atalanta.

$titulo

AÍDA MERLANO

La excongresista pagará 15 años de prisión, por corrupción al sufragante y concierto para delinquir.