<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 04 de mayo de 2021

La telemedicina sirve, pero no reemplaza a su médico

Por Elisabeth Rosenthal*

Al principio de la pandemia, era vital ver a los médicos en plataformas como Zoom o FaceTime cuando las citas en persona presentaban riesgos de exposición al coronavirus. Las aseguradoras se vieron obligadas, a menudo por primera vez, a reembolsar todo tipo de visitas médicas virtuales y, en general, al mismo precio que las consultas en persona.

Para abril de 2020, según un estudio nacional [en EE.UU.], las citas de telemedicina ya representaban el 13 por ciento de todos los reembolsos médicos en comparación con el 0,15 por ciento del año anterior. Y eso que el Covid aún no había afectado seriamente a gran parte del país. En mayo, el departamento de neurología de Johns Hopkins realizaba virtualmente el 95 por ciento de las visitas de los pacientes, en comparación con sólo 10 de esas visitas semanales el año anterior, por ejemplo.

Covid-19 dejó salir la medicina virtual de la botella. Ahora es el momento de calmarla. Si no lo hacemos, existe el peligro de que se convierta sigilosamente en un pilar de nuestra atención médica. Implementarlo de manera demasiado amplia o demasiado rápida corre el riesgo de dejar una atención más deficiente, desigualdades y cargos aún más escandalosos en un sistema que ya es famoso por facturas elevadas.

La pandemia ha demostrado que la medicina virtual es excelente para muchas visitas simples. Pero muchos de los nuevos tipos de telemedicina que promueven las empresas emergentes benefician más claramente a los bolsillos de los proveedores y los inversores, en lugar de producir medicina más conveniente, de alta calidad y rentable para los pacientes.

El mundo financiero está repleto de oportunidades de inversión. En los primeros seis meses de 2020, las empresas de telesalud recaudaron cantidades récord de financiación, con cinco nuevas empresas que recaudaron más de 100 millones de dólares cada una.

Ahora existen aplicaciones de telesalud que se dirigen a nichos de mercado, como la salud mental de las mujeres embarazadas. Otros proporcionan medicamentos, como pastillas de prevención contra el VIH, después de una consulta virtual con sus médicos. Incluso puede hacer una cita digital para los ojos, reunirse con su dentista virtualmente para monitorear su salud bucal y el progreso de la ortodoncia y enviar a un dermatólogo una foto de un lunar sospechoso.

Con la telemedicina generosamente reembolsada, muchas prácticas ofrecen, incluso alientan, a los pacientes a realizar visitas virtuales. Pero, intencionalmente o no, esa elección se convierte en un multiplicador de ingresos, que se suma a los gastos del paciente.

En el futuro, algunos tipos de visitas virtuales merecerán cobertura de seguro. Piense en citas de seguimiento para controlar la presión arterial o una arritmia, donde las mediciones ahora se pueden recolectar en una farmacia o en casa y transmitirse al médico digitalmente.

Pero hay cosas que se escapan de la medicina virtual, sugieren los estudios. Aún hay verdadero valor en estar en el mismo cuarto, en el tacto, en el contacto con las manos. Estudios muestran que tales interacciones crean confianza, aumentando la probabilidad de que los pacientes cumplirán con el tratamiento.

La telemedicina también plantea nuevas preguntas sobre la igualdad. Aunque promete mejor acceso para las personas en sectores rurales y desatendidos, las visitas por video requieren de internet de alta velocidad, que es menos común entre esos grupos.

Hay mucho por resolver y rápido, con evidencia científica y médicos, ojalá, impulsando las decisiones. Si permitimos que el mercado tome la decisión, corremos el riesgo de preservar los servicios de telemedicina que generan dinero para las empresas y los proveedores, o lo guardan para las aseguradoras, y perder los que más benefician a los pacientes

* Médica, trabajó en
unidades de urgencias

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

SEBASTIÁN VILLA C.

El clavadista paisa logró el cupo 38 para Colombia a los Juegos Olímpicos de Tokyo. Será su tercera asistencia.

$titulo

JHOVERMAN SÁNCHEZ

Alias “el Manteco”, de las Farc, otro que se burla de las víctimas al justificar el reclutamiento ilegal de menores.