<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 14 de enero de 2020

La tragedia del experimento alemán de energía

Por Jochen Bittner

redaccion@elcolombiano.com.co

¿Son los alemanes irracionales? Steven Pinker parece pensar que sí. El profesor Pinker, sicólogo de Harvard, dijo recientemente a la revista alemana de noticias Der Spiegel que si la humanidad quería detener el cambio climático sin detener también el crecimiento económico, el mundo necesitaba más energía nuclear, no menos. La decisión de Alemania de abandonar la industria nuclear, estuvo de acuerdo, fue “paranoica”.

De hecho mi país se ha embarcado en un experimento único. El gobierno de Merkel ha decidido eliminar las plantas de energía nuclear y de carbón. El último reactor alemán está programado para cerrar a fines de 2022, la última planta a carbón para 2038. Al mismo tiempo, el gobierno ha alentado la compra de automóviles eléctricos respetuosos con el clima, aumentando la demanda de energía eléctrica. Y a pesar de los esfuerzos por ahorrar energía en las últimas décadas, el consumo de energía de Alemania ha crecido un 10 por ciento desde 1990.

Los escépticos temen que el país está en un camino riesgoso. Suficientes fuentes de energía renovable podrían no estar disponibles a tiempo para compensar por la pérdida de energía fósil y nuclear. Aunque las energías renovables representan alrededor del 40 por ciento del suministro de electricidad de Alemania, existen límites para una mayor expansión, por razones que son políticas más que tecnológicas.

En algunas zonas rurales de Alemania, la gente está harta de los “parques eólicos” en constante crecimiento; cada vez más ciudadanos protestan por las nuevas turbinas eólicas, a menudo más altas, en sus vecindarios. Y existe una creciente resistencia a los nuevos caminos necesarios para transportar electricidad desde las costas hasta los centros industriales. Según los cálculos oficiales, se requieren cerca de 3.700 millas de nuevas líneas eléctricas para que funcione la “Energiewende” o revolución energética de Alemania. A fines de 2018, apenas se habían construido 93 millas.

El plan arriesga más que un déficit en el suministro. También podría evitar que el país lidie con el cambio climático. Al cerrar las plantas nucleares más rápido que las de carbón, Alemania puede depender de los combustibles fósiles y de todos los daños al clima que causan, por más tiempo del necesario. Sin embargo, la oposición de los alemanes a la energía nuclear perdura: el 60 por ciento de ellos quiere deshacerse de ella lo antes posible.

Sin embargo, paranoia no es exactamente la palabra correcta para describir la actitud detrás de estas cifras. Más bien, es el rasgo muy alemán de congelarse cuando se enfrenta a un dilema. Para una nación tan entusiasta como la nuestra para hacer lo que sin duda se consideraría bueno, elegir entre dos males, en este caso la energía nuclear y el cambio climático, es una tarea casi insuperable.

Para empezar, la energía nuclear no es segura, y los alemanes siempre han estado particularmente incómodos con ella. Después del accidente nuclear en la planta nuclear de Fukushima en Japón en 2011, la canciller Angela Merkel ordenó el “Atomausstieg”, la salida de la energía nuclear de una vez por todas. ¿Por qué? Porque, como lo expresó la Sra. Merkel en ese entonces: “El riesgo residual de la energía nuclear sólo puede aceptarse si uno está convencido de que, en la medida en que sea humanamente posible juzgarlo, no se cumplirá”. Después de Fukushima, Merkel, una física capacitada, ya no podía creer que no ocurriría un desastre nuclear. El hecho de que hubo una catástrofe incluso en un país de alta tecnología como Japón la hizo cambiar de opinión.

Pero, ¿qué pasa con las consecuencias catastróficas casi seguras del segundo mal, el cambio climático potenciado por las plantas de carbón? La Sra. Merkel reconoció recientemente que “el cambio climático está ocurriendo más rápido de lo que habíamos pensado hace un par de años”. Al mismo tiempo, tuvo que admitir que Alemania estaba luchando por cumplir las promesas del acuerdo climático de París.

La tragedia sobre el experimento energético de Alemania es que la actitud antinuclear casi religiosa del país no deja espacio para los avances tecnológicos

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

FERNANDO GAVIRIA

El embalador recupera su nivel: ha ganado etapa y ha sido líder del Tour de San Juan, en Argentina.

$titulo

SOBRECOSTOS EN TOLUVIEJO

En este municipio de Sucre compraban elementos para comedores escolares por precios exorbitantes.