<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
P. Hernando Uribe
Columnista

P. Hernando Uribe

Publicado el 16 de julio de 2021

La Virgen del Carmen

La Virgen del Carmen es María, la Madre de Dios y Madre de todos los hombres. Advocación que tuvo origen en el Monte Carmelo, Haifa, donde unos ermitaños se asociaron hacia el siglo XII, teniendo como inspiradores a San Elías y a la Virgen María, y bajo su protección se dedicaron a la oración, la relación de amor con el Creador.

De San Elías tomaron su lema: “Me consume el celo por el Señor, Dios de los ejércitos” (1 Reyes 19,10). Y de la Virgen María su respuesta en la anunciación: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38). En 1251 la Virgen María se le apareció a San Simón Stock, superior de la Orden, y le entregó el escapulario como signo de predilección para todo el que lo lleve.

Escapulario, del latín, significa espalda, es un pañito o tela que se cuelga con dos cuerdas sobre pecho y espalda, y es un recordatorio del amor de María por quien lo lleva y protección en cada paso del camino. Para Pío XII, el escapulario se distingue “por su sencillez al alcance de todos y por los frutos abundantes de santificación.”

En el siglo XIII estos ermitaños emigraron a Europa como Orden Mendicante, cuyo distintivo era el cambio de la estabilidad monástica por la movilidad apostólica. Oraban en sus monasterios y luego, armonizando oración y apostolado, llevaban la palabra fresca y sabrosa del evangelio a los lugares donde la gente vivía y trabajaba. Órdenes Mendicantes fueron Dominicos, Franciscanos, Carmelitas, Agustinos y Servitas, famosas por la grandeza de algunos miembros, notabilísimos profesores y pensadores en las grandes universidades que nacían en Bolonia, París, Colonia y Salamanca.

Entre los Carmelitas, sobresalen Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, grandes místicos del mundo, y grandes clásicos de la lengua castellana, además, S. Juan de la Cruz es el poeta más grande de la lengua. Para S. Teresa, “orar es tratar de amistad con quien sabemos nos ama”, y S. Juan de la Cruz canta: “Que ya solo en amar es mi ejercicio”. Grandes maestros del hombre del siglo XXI.

El distintivo de la Virgen del Carmen es el amor. Todo cuanto existe es una criatura de amor, el hombre en especial. El hombre del siglo XXI necesita descubrir su vocación y cultivarla con esmero, pues la codicia y la corrupción, en contra del amor, son cada vez más dueñas del corazón humano.

Para S. Tomás de Aquino, “El mejor modo de conocer a Dios está en experimentar la dulzura de su amor”

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto Términos y Condiciones Productos y Servicios Grupo EL COLOMBIANO
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas