<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 24 de octubre de 2020

Leer a Santa Teresa

Santa Teresa de Jesús, cuya fiesta fue el pasado 15 de octubre, es gloria de la literatura española. Una autora que tarde o temprano hay que leer. Sea para saciar la sed interior que, querámoslo o no, a veces nos consume (aun sin saberlo), sea para el disfrute literario y para aprender a hablar y escribir en español.

Lanzo una primera hipótesis. Aunque la lectura en voz alta ha ido perdiendo vigencia, creo que hay escritores que deben ser oídos. Y entre ellos, a mi juicio, Santa Teresa. Ella escribía como hablaba. Leerla es conversar con ella. Sus obras, en el simple plano literario, son un documento incomparable de la lengua que se hablaba en Castilla en el siglo XVI.

Su estilo es coloquial, de conversación. No tiene preocupaciones gramaticales. Es desmañada y descuidada. Escribe a vuela pluma, sin tiempo para corregir. De ahí su espontaneidad, su sencillez, su vitalidad. No expone tesis teológicas, no sistematiza, sino que simplemente charla con el lector. Empieza a escribir (ella, mujer, en medio del machismo antifeminista de la época, más aún en el ámbito católico español del siglo XVI) a los 47 años, sin más preparación que su afición a la lectura. En su juventud devoró con pasión libros de caballerías, y una vez en el convento, libros piadosos. Y escribe porque se lo mandan, en medio de sus viajes de fundadora de conventos de monjas, entre enfermedades y dificultades de toda índole.

Su primer escrito es el Libro de la Vida. Es, digamos, una autobiografía espiritual, casi como una teología autobiográfica o, mejor, una biografía teológica. No solo en el Libro de la Vida, sino en todas sus obras, Teresa es una especie de novelista de Dios. Narra, cuenta lo que pasa entre ella y Dios. Ahí radica el encanto de la experiencia teresiana. Dios como vicisitud diaria, como angustia y alegría cotidianas. Que eso, en el fondo, es la vida de todos. Y eso, digo yo, es la mística.

Dios se hace saga en los libros de Teresa de Ávila. Un Dios presente a cada instante en la vida de una mujer. Un Dios que palpita en su pluma, que se enreda en el polvo de sus sandalias; un Dios hecho búsqueda, lucha, escarceo, angustia, placer, éxtasis; un Dios confundido con los problemas de la época, con los personajes de la época, con los pecados y las virtudes de la época. Azorín dice que “Vida” es el “libro más hondo, más denso, más penetrante que existe en ninguna literatura europea”.

P.D.: Una curiosidad: Santa Teresa propiamente murió en la noche del 4 de octubre de 1582, pero como ese día se decretó en Europa la reforma gregoriana del calendario, quitándole diez días al año en curso, el que siguió fue el 15. Una curiosidad

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas