<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Santiago Silva Jaramillo
Columnista

Santiago Silva Jaramillo

Publicado el 13 de agosto de 2015

Lo mejor de las personas

La nobel de Economía de 2009, la politólogo Elinor Ostrom, nos proponía que las políticas públicas debían preocuparse por “sacar lo mejor de las personas”, en el marco de las elecciones locales de octubre ¿cómo podemos pensar en ideas y fórmulas para que los nuevos planes de desarrollo y programas se preocupen y logren cumplir esta invitación?

No hay respuestas sencillas, mucho menos del todo satisfactorias, pero creo que en este sentido nos podemos conectar con la propuesta de reconocer las virtudes sociales que tienen los ciudadanos y comunidades y que en muchas ocasiones son dadas por sentado por la acción pública. En efecto, las personas cuentan con un capital inesperado: su disposición a ayudar a los demás, a cooperar con los miembros de su comunidad o incluso de aportar más en el juego social de la redistribución.

Este último elemento nos permite acercarnos a un ejemplo interesantísimo de cómo, bajo las condiciones apropiadas, las personas expresan su disposición a ser solidarias, incluso con otros ciudadanos que se encuentran en situaciones completamente ajenas a las suyas propias. Durante su segundo mandato en Bogotá, el entonces alcalde Antanas Mockus decidió enviar recibos del cobro del predial y el impuesto de industria y comercio con la opción voluntaria de pagar un diez por ciento más a varios barrios de la ciudad con la esperanza de que una mezcla de legitimidad de su gobierno con solidaridad entre bogotanos, llevara a aumentar el recaudo. En efecto, los aportes voluntarios fueron sustanciales y no solo aumentaron los recursos de inversión de la ciudad, sino que demostraron que se pueden incentivar comportamientos positivos en las personas desde propuestas cívicas diseñadas desde el gobierno municipal y que apunten a rescatar disposiciones socialmente convenientes de las personas, como la solidaridad.

En Medellín –y los municipios antioqueños- hacen falta más propuestas como esta, que hacen énfasis en la confianza que el Estado local puede tener en que sus ciudadanos tomarán la “decisión correcta” y se comportarán de una manera socialmente beneficiosa. Pero también, que busquen promover valores sociales que se encuentran “dormidos” en nuestra población y que están esperando de invitaciones ingeniosas desde el sector público para activarse.

Decía Cayetano Betancur que “por solidaridad nos sentimos corresponsables en relación con nuestros semejantes”; esa misma solidaridad es la que nos permite respetar las reglas de tránsito para que la movilidad fluya o ayudar a una persona que tiene problemas para montarse a un bus, o incluso pagar un impuesto voluntario para financiar la ampliación de un programa de nutrición de la primera infancia. La solidaridad nos permite entender que de pequeñas acciones se construye el bienestar social, se promueven los mejores comportamientos colectivos y se ejerce la ciudadanía con civismo.

Por eso la importancia de que en las propuestas y discursos de los candidatos a estas elecciones se encuentre presente esa preocupación de la profesora Ostrom: que la misión del Estado es, ante todo, buscar sacar lo mejor de las personas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

ESTEBAN MEJÍA MORALES
El joven ciclista quindiano, 12 años, batió tres récords de competencia en pista, en Cochabamba, Bolivia.

$titulo

ATAQUE A CASA DE OFICIAL
Vándalos incendiaron al término de una manifestación la casa del comandante de la Policía de Risaralda.