<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 10 de junio de 2015

Lobos en la calle

Una nueva plaga asquea a Colombia, el linchamiento. Suele definirse como justicia por mano propia. Nada más errado. La que lincha es la masa, y las manos de la masa no son de nadie porque son de todos. Por eso cada cual asesta un golpe, ignorando si su brazo fue el determinante de la muerte. Entonces todos se sienten inocentes.

La insidia del linchamiento es, pues, la absolución general de los homicidas. Elías Canetti, en su obra fundamental ‘Masa y poder’, describe así el momento: “todos quieren participar, todos golpean... Todos los brazos salen como de una misma criatura... La víctima ha sido entregada para que la aniquilen. Ese es su destino, y nadie deberá temer sanción alguna por su muerte”.

Para este oficio siniestro, igual que para la caza, “los hombres aprendieron de los lobos” que acechan en manadas de animales. “Este crimen permitido -agrega Canetti- sustituye a todos los crímenes de los que uno debe abstenerse y por cuya ejecución cabría temer duras penas. Para la gran mayoría de los hombres, un asesinato sin riesgo, tolerado, estimulado y compartido con muchos otros resulta irresistible”.

Ausencia de castigo, sumada a condescendencia y estímulo de parte de una sociedad, y complicidad cerrada, constituyen combustible para el linchamiento. El Nobel búlgaro de literatura añade “una supresión de la justicia. El acusado es juzgado indigno de ella: ha de sucumbir como un animal”. En síntesis, “es la comunidad entera la que mata”.

El linchamiento, iniciado con este nombre durante la guerra de independencia norteamericana, parecía extinguido o confinado a zonas incógnitas de las montañas andinas. Resurge ahora en nuestras ciudades, en barrios conocidos, a manera de anacronismo. De tiempos de lobos, este enardecido asesinato sin cara ubica al país varios siglos atrás de la civilización.

Equivale a que hubieran regresado la Casa Arana, el infanticidio, las mutilaciones, los sacrificios humanos. Aunque bien vistas las cosas, estas monstruosidades serían igualmente derivaciones contemporáneas de nuestra guerra consuetudinaria. Linchar a ladrones o violadores señala una familiaridad callejera con las comarcas de la muerte aleve.

La guerra nos ha acostumbrado de modo irresistible a los crímenes de los que uno debe abstenerse. Nos ha juntado con lobos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

BIBLIOTECA CELEBRA

La Biblioteca “Héctor González Mejía”, de Comfenalco, en el Centro, cumple 40 años de servicio.

$titulo

ASESINATO DE INDÍGENAS

Cifras aterran: entre enero y septiembre, han sido asesinados 83 de ellos, de 18 comunidades del país.