<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
El País
Columnista

El País

Publicado el 26 de diciembre de 2019

Los jóvenes, ante las urnas

Por Pablo Simón

Las pasadas elecciones de Reino Unido lo volvieron a hacer explícito: jóvenes y mayores votan por preferencias cada vez más alejadas. Esta dinámica es tendencia en infinidad de comicios y se trata de algo relativamente reciente. Antes de la crisis económica la edad no era tan buen predictor del voto como lo es ahora.

Sin embargo, lo que no se encuentra es una pauta común. Por ejemplo, los jóvenes por debajo de 35 años prefirieron a Jeremy Corbyn en Reino Unido, pero también optaron por Le Pen en la primera ronda de la presidencial francesa, en Italia han basculado hacia el Movimiento 5 Estrellas, en Alemania prefieren a los Verdes y en Eslovaquia o Hungría a los partidos de extrema derecha. Incluso entre los propios jóvenes, cuando se escinde por otros rasgos, afloran diferencias llamativas. Por ejemplo, en Austria los hombres jóvenes prefieren a la extrema derecha, pero las mujeres jóvenes a los Verdes. En cualquier caso, esta brecha generacional queda matizada por las peculiaridades del voto joven. Son un colectivo tradicionalmente abstencionista, cosa universal que se mitiga con la edad. Y los jóvenes son particularmente evanescentes: su movilización electoral se da en contextos puntuales y dista de ser sostenida. Factores combinados que explican por qué el debate público no suele centrarse en ellos; no son decisivos para ganar elecciones.

Decía Napoleón que para saber cómo es un hombre hay que preguntarse dónde estaba a los 16 años, y no le faltaba razón. Ciertamente, aquellos sucesos que nos ocurren en la juventud, los que nos pasan en nuestros “años impresionables”, dejan una marca en nuestras actitudes políticas que nos dura de por vida. Es la idea de generaciones políticas. De ahí que no sea descabellado pensar que muchos de los jóvenes actuales, socializados en un entorno volátil, convulso, de crisis económica, tendrán actitudes y comportamientos diferenciados de manera sostenida en el tiempo. Eso sí, con una curiosa paradoja. Uno pensaría que generaciones socializadas en crisis abandonarían lo cultural y postmaterial (valores como el pacifismo o medioambiente) en favor de lo material y lo tradicional (como la economía, la estabilidad). Sin embargo, este reflujo dista de ser evidente. Hoy vemos jóvenes en un contexto de privaciones con actitudes mucho más abiertas al feminismo y al ecologismo. Por tanto, para las nuevas generaciones lo material y lo cultural se entrelaza, aunque no lo hagan desde las mismas coordenadas, ya sea con valores libertarios o autoritarios. De políticas que combinen redistribución y reconocimiento dependerá que se anclen en un polo o en otro.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

EFRAÍN “EL CAIMÁN” SÁNCHEZ

Lección de vida ejemplar deja este legendario deportista, primer arquero mundialista de Colombia

$titulo

DESPOJO DE VIVIENDAS

Bandas criminales expulsan y se apropian de las viviendas de sus víctimas en zonas de Belén.