Anacristina Aristizábal Uribe
Columnista

Anacristina Aristizábal Uribe

Publicado el 05 de marzo de 2019

Los resignados

Somos un pueblo resignado, sumiso, dócil, rendido, manso, obligado a vivir dentro de una habitación llena de humo tóxico. Dos o tres gritos en las redes sociales, algún informe sobre las estaciones en naranja (aire dañino para la salud) y no más. La alcaldía se conforma decretando pico y placa ambiental. Los demás con su mismo egoísmo (no les interesa el daño que produce su carro) y la misma estulticia (producen la contaminación que los enferma): en carro para ir a la tienda de la esquina, carros con una sola persona, carros con revisión técnico-mecánica alterada, chimeneas rodantes.

Qué especie tan rara. Aunque somos conscientes del daño que nos produce en la salud el aire tóxico y cómo podríamos solucionarlo, la respuesta es ridícula, contradictoria, desatinada: la alcaldía no es capaz de detener totalmente el tráfico (ya lo demostró en 2017) porque los mandamases de la ciudad reunidos en entidades gremiales prefieren producir a respirar (ya lo demostraron en 2017).

No importa que 22.922 personas hayan muerto entre 2011 y 2016 por Enfermedad Respiratoria Aguda (ERA), según el estudio “Cuantificación física y económica del impacto de la contaminación atmosférica en la salud de la población de Medellín”, del Instituto Ambiental de la Universidad Nacional sede Medellín y la Contraloría de Medellín. Lo más raro es que el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, corra a decir que puede haber diferentes orígenes en las enfermedades que señala este estudio, no solo la calidad del aire (El Tiempo 15.02.19), ¿no entendió el nombre del estudio?

Están en juego dos necesidades básicas: respirar (vida, salud) y trabajar (movilidad). La dirigencia (pública y privada) ha escogido la segunda, pues hay que trabajar: no se puede paralizar la producción económica. Inclusive, esos trabajadores estarán produciendo el dinero necesario para que las EPS los atienda (y los deje morir) cuando consulten por ERA.

¿Y mientras tanto? Todos respirando enfermedad y muerte. Como el ganado al matadero, resignado, sumiso, dócil y manso. Eso sí, asegurándole al mundo que somos los más verracos, pujantes, innovadores; hasta nos atrevimos a hacer una competencia ciclística internacional en medio de la contingencia ambiental, por eso este año no se hizo tanto escándalo mediático: para no empañarla. Aquí vivimos de la imagen y del trabajo, no del aire.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    BARRIO CARLOS E. RESTREPO
    El vecindario del occidente de Medellín organizó con éxito sus Días del Libro. Ejemplo para la ciudad.

    $titulo

    ATLÉTICO NACIONAL
    En una de las peores campañas de los últimos años, el equipo paisa decepciona a sus hinchas.