<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 29 de febrero de 2020

Meditación tal vez irreverente

Esta semana empezó la Cuaresma. Y, a propósito, me encontré entre papeles viejos un articulito que escribí hace años con el título de “San cualquiera”, que creo puede servir a algún lector, a algún san cualquiera, para una breve meditación.

Contaba que alguna vez le pregunté al padre Nicanor cuál era su santo de devoción. Él se me quedó mirando con ojos de inmensa ternura y como enjaulando vuelos en la boca, cerró los labios y se hundió en el silencio.

-Perdone, tío. Tal vez haya sido una malsana curiosidad. Hay intimidades que no se cuentan.

-No, hijo, lo que pasa es que me temo que no me vas a entender. Mi santo de cabecera es cualquiera. Mejor dicho: “san cualquiera”.

-¿Se refiere, padre, a cualquier santo?

-No, me refiero a “san cualquiera”. Ponlo entre comillas, si quieres, para que se entienda.

-San cualquiera. Cualquiera como yo, como usted, como Mariengracia, como...

-Sí, cualquiera puede y debe ser santo. Todo ese inmenso número de seres humanos que calladamente son fieles a su destino y a sus vidas, a sus obligaciones, a la misión que Dios les encomendó y llegaron o llegarán al cielo “con las manos vacías”, como decía santa Teresita.

-Usted cree entonces, tío, que el cielo está lleno de santos anónimos, desconocidos, que jamás fueron ni serán canonizados.

-No sé si el cielo, pero la tierra, el mundo, la sociedad que nos rodea están llenos de ellos. La santidad, hijo, de la gente común y corriente. Sin devocionismos, sin misticismos, sin milagros. O con el único milagro que se justifica: ser fieles a la vida, a la condición humana. Santos de a pie, que van por la calle. Hasta ateos, estoy seguro.

-Muy bonito, tío, pero sí será posible ser santo en este mundo tan dolorido, tan estridente, tan enredado. Aceptando, en gracia de discusión, que haya alguien hoy que quiera ser santo. Suena poco atractivo.

-Pues, muchacho -me dijo el pasado miércoles de ceniza, en que fui a confesarme con él – cuando uno llega a esta edad en la que lo que está ahí, al borde, es la eternidad, siente que es verdad lo que decía Leon Bloy, que la única tristeza es la de no ser santo. Mejor dicho, de no haber sido santo. Y que ya no hay tiempo ni de intentarlo, se me ocurre a mí porque me ocurre a mí.

-Qué pena, tío, pero yo creo que aunque ya no haya tiempo para ser un santo canonizable, tal vez con nadadito de perro uno acaba siendo un “san cualquiera”. Eso basta.

-Esa es, hijo, la mejor santidad. La que a Dios más le gusta. Y no me hagas decir más bobadas. Vete en paz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas

Aplausos y pitos

$titulo

JAMES RODRÍGUEZ, FUTBOLISTA

Gobernación de Antioquia le agradeció donación para venteros ambulantes del estadio, sin trabajo.

$titulo

ANTONIO GUERRA DE LA ESPRIELLA

Puede ser sujeto de extinción de dominio por juicio en sobornos de Odebrecht en Colombia.