<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Óscar Domínguez
Columnista

Óscar Domínguez

Publicado el 10 de diciembre de 2020

Milagros y ajedrez

Padre Diego Jaramillo, salud.

Lo vi contando plata delante de los pobres en el último banquete del millón. Improvisó kilométrica plática con decenas de datos que provocarían la envidia del memorioso Funes.

Se vengó de los pocos segundos que dura su homilía televisiva de todas las noches en su programa El minuto de Dios.

De paso le dio de comer al ojo retratándose al lado de la más bella de la parroquia. Usted lucía una sonrisa teológica que traducida quiere decir: No me cambio ni por Dios mano a mano. Ni modo de advertirle, con Wilde, que lo malo de no caer en las tentaciones es que después no vuelven a presentarse. Celibato obliga.

Dijo entre líneas que esa noche del banquete lo acompañaban eudistas con méritos suficientes para darle el codazo.

Padre Diego: seis décadas metiéndole la mano al bolsillo al prójimo sin que lo hayan metido a la cárcel es un milagro suficiente para agilizar la canonización del padre García-Herreros.

¿No es otro milagrazo la realización durante seis décadas de un banquete en que el gran atractivo, después de ejercitar la caridad, es largarse a comer a otra parte?

Pido tener en cuenta este último milagro y tendremos al padre Rafael en los altares: Cuando aparece a tirar línea en el programa de televisión más antiguo del mundo solo cambia de canal el 0.01% de los televidentes...

Doctor Luis Pérez Gutiérrez, salud y voticos.

Vaya vallas en las que aparece, muy encorbatado, dispuesto a sacrificarse cuatro años desde la presidencia.

Con usted llegaría el ajedrez a Palacio. Ya le tocó el turno ocho años al póquer, con Santos; trabajar, trabajar y trabajar ha sido el deporte de Uribe; el presidente Duque se desestresa como presentador de televisión.

Gaviria, Pastrana y Samper jugaban tenis. Sus sacamicas se dejaban ganar para conservar la chanfa.

El presidente Betancur prefería el ajedrez y el parqués. BB prologó uno de los libros de ajedrez del maestro Boris de Greiff.

Doctor Pérez, si llega a Palacio sería la primera vez que se trepa un ajedrecista profesional. Veo al exmagistrado Javier Henao Hidrón, ilustre trebejista, despachando como ministro de Justicia. ¿Qué chanfa tiene para el maestro Emilio Caro siete veces divorciado, o sea, ducho en gambitos de dama?

Bolívar también le jalaba al ajedrez. Su rival, fray Sebastián de Sigüenza, coleccionaba derrotas para subirle la moral, cuenta García Márquez.

Claro que hay superávit de candidatos paisas. El excalcalde Fico está en precampaña; Sergio Fajardo, anda en esas hace tiempos; a Alejandro Gaviria, rector de los Andes, le están dañando el cerebro.

Y Tomás Uribe, Jesucristico, (la vicepresidenta comparó a su ilustre taita con Jesucristo) ni se diga. El entucador del Tomás dijo en la “nueva” revista Semana que no aspira, lo que en política equivale a decir sí. Doctor Pérez, camarón que se duerme...

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas