<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Ricardo Mejía Cano
Columnista

Ricardo Mejía Cano

Publicado el 03 de agosto de 2020

No cerrar puertas

Salimos temprano de Jericó y nos faltaba una hora de camino para llegar a Jardín. Gustavo dio un paso en falso y rodó 15 metros. Era incapaz de moverse. Unos campesinos nos informaron que los bomberos de Jardín podrían ayudarnos a rescatarlo. Así fue. Llevamos a Gustavo al Hospital Gabriel Peláez de Jardín. La radiografía confirmó rotura de tibia y peroné. No había ortopedista y era urgente llevarlo a Medellín. Después de muchas gestiones logramos conseguir una ambulancia: $ 1’200.000 por el transporte.

El 20 % de los desplazamientos del Suroeste y el 35 % de los de Jericó a Medellín son por motivos de salud. Para continuar sus estudios, los bachilleres tienen que mudarse a Medellín. Sólo una cuarta parte puede financiarlo.

Hace un año recorrí los alrededores entre Jericó y donde se están haciendo las exploraciones de la mina Quebradona: al menos la mitad de los campesinos con quienes hablé ven en el proyecto una oportunidad de mejorar su calidad de vida.

Es comprensible que importantes empresarios de Medellín con inversiones en la zona, como también muchos habitantes de la región, estén en contra del proyecto ante el riesgo de que este afecte el paisaje, la cultura y en general el ecosistema.

Pero tampoco parece justo negar oportunidades de mejora en salud, estudio y progreso a una población que por ser la más desprotegida, tiene menos oportunidades de expresión.

La minera ha manifestado su compromiso de invertir en educación, salud, comunicaciones y en proteger los ecosistemas. Los dueños de la minera son empresas con prestigio reconocido mundialmente, así que se debía creer en la seriedad de la anterior propuesta. ¿No sería entonces más beneficioso aprovechar esta oportunidad única de progreso y mejora social? Y no se trata simplemente de esperar que la empresa cumpla, se trata de establecer los mecanismos de control y seguimiento para garantizar el cumplimiento de los compromisos.

He leído los escritos de varios opositores al proyecto: quien tiene los argumentos más sólidos y lo ha estudiado con mayor profundidad es el exministro Jorge Eduardo Cock. Con él he tenido varias conversaciones, he leído sus documentos y hemos discutido el proyecto en compañía de otros ingenieros. Muchas de sus inquietudes son completamente válidas.

El exministro y los empresarios asentados en la región, muchos de ellos con amplia experiencia en el desarrollo de proyectos de gran envergadura, más que oponerse al proyecto y al progreso, deberían hacer frente común con instituciones como la Cámara de Comercio, Proantioquia y las universidades y constituir una veeduría profesional y responsable para garantizar que los dueños de Quebradona realicen las obras de mitigación necesarias para evitar daños al medio ambiente y a la cultura local. Antioquia lidera en el país los temas de Ciencia, Tecnología e Innovación ¿No es esta una oportunidad de mejorar nuestras competencias en estas disciplinas y aplicarlas para el bien de la comunidad?

Se trata de una mina subterránea conectada por túneles con la planta de refinación, que a su vez estará a 2.5 km de la Concesión Pacífico 2. Los casi 1000 contenedores mensuales que exportará la mina en sus 20 años de producción saldrían de la planta a puerto sin transitar por las vías regionales de la zona. El Puerto de Urabá sería otro beneficiario.

Mucho debate se ha generado también con los túneles de acceso a la mina, como ocurrió con el de oriente. Afortunadamente son temas que la ingeniería ya tiene muy dominados y no debían existir temores en este sentido.

Colombia no tiene grandes proyectos de desarrollo y sólo con estos podremos mejorar en conocimientos, tecnología y calidad de vida de su población. Contamos con suficientes mecanismos para garantizar que el proyecto no deje efectos negativos. No cerremos puertas al progreso.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas